El Verano de los Gigantes, Antonio Muñoz

Reconozco que la publicación de este libro me ha venido de cine. Llevaba bastante tiempo buscando algo sobre la batalla del Marne en español, pero lo único que encontré es una obra escrita por P. Wedelman del año 1971, y por supuesto descatalogadísima. Ahora con este libro del compañero Antonio me encuentro con un 2×1, no sólo la batalla del Marne en sí, sino también los antecedentes y causas de la Primera Guerra Mundial y las primeras batallas en el frente occidental. El hecho de que esté escrito por un parroquiano novilista es un plus (al fin y al cabo son ya bastantes años coincidiendo en esta página), y si encima la editorial es Platea… Vamos, que tenía clarísimo comprarlo y adelantarlo muchos puestos en la pila de lectura en cuanto salió.

Primero voy a empezar hablando de esta nueva colección de Platea llamada “Historia de los conflictos”. Se trata de libros un poco más pequeños que los que viene publicando la editorial hasta ahora, un par de centímetros menos de alto, igual de ancho, y algunas menos páginas; el precio muy muy ajustado, aunque se nota que la edición está igual de bien cuidada. Solo un pequeño “pero”: los márgenes interiores son escasos, por lo que es necesario abrir mucho el libro para poder leer las últimas palabras de cada línea en las páginas izquierdas y las primeras en las derechas. Un poco incómodo pero seguro lo corregirán en los próximos.

En cuanto a “El verano de los gigantes”, está estructurado en tres bloques y diez capítulos. En el primero, Preludio, franceses y alemanes ya eran conscientes de que una nueva guerra europea era inevitable por lo que hicieron sus propias planificaciones operacionales. Se le dedica un capítulo al plan XVII del general Joffre incluyendo sus antecedentes (planes XVI, etc, -no todos-). El plan alemán de ataque era el famoso plan Schlieffen, que supone otro capítulo en este bloque, y en el que se explica la evolución del plan ideado por el propio Schlieffen y retocado por Moltke. La impresión de estos capítulos es que tienen la extensión correcta para conocer los planes definitivos y los principales pasos previos para llegar a ellos, con la profundidad conveniente sin llegar a resultar repetitivo. El último capítulo es para el asesinato del príncipe heredero Francisco Fernando y la escalada de tensión que desembocó en el conflicto. Es una parte bastante densa, con muchos actores (incluyendo breves descripciones sobre la forma de ser de cada uno de los principales), un juego de alianzas complejo, tensiones territoriales y políticas, reuniones, telegramas, etc… pero a pesar de lo denso, está narrado de forma clara y fácilmente comprensible, sin hacerse farragoso.

El segundo bloque es la batalla de las fronteras, unos enfrentamientos poco conocidos pero de gran intensidad. Por un lado, la ofensiva del ala derecha alemán en Bélgica, buscando la velocidad para llevar a cabo el envolvimiento del ejército francés según el plan Schlieffen, poniendo de manifiesto el desconcierto del general Joffre de por dónde se produciría el ataque enemigo y sus malas decisiones iniciales. Otro capítulo nos cuenta los violentos combates de ataques y contraataques en los bosques de las Ardenas y en las regiones de Alsacia y Lorena. En el último capítulo de este bloque asistimos a las victorias del ala derecha alemana y de cómo los ejércitos aliados escapan en un par de ocasiones por los pelos de la destrucción; y también de las largas y agotadoras marchas de avance de unos, y retirada de otros. Sin olvidar la gran rivalidad existente entre los comandantes de los ejércitos I y II alemanes y que tuvo un papel importante, si no fundamental, en su derrota.

El tercer y último bloque es para la batalla del Marne. De cómo los ejércitos alemanes, descoordinados entre sí, mermados por las bajas y el agotamiento de la tropa, y con las líneas de suministro muy estiradas, deben detener la ofensiva y pasar a la defensiva ante la llegada de refuerzos franceses y su feroz contraataque, gracias también a que Joffre mantuvo la sangre fría. Aquí el autor aprovecha para romper un mito: siempre se había hablado del milagro de los taxis del Marne, y de cómo cambiaron el curso de la batalla, sin embargo su incidencia en la misma fue mínima. En cuanto a la polémica orden de retirada alemana, a pesar de que quedan bastantes lagunas, parece bastante claro lo que realmente ocurrió y cómo algunos generales aludieron su responsabilidad escogiendo un cabeza de turco. Me gusta que los autores se “mojen” en temas polémicos y Antonio lo hace.

El libro termina con 18 páginas de fotografías comentadas. En cuanto a los mapas, echo en falta algunos más claros en el bloque segundo, ya que algunos de los que se incluyen están demasiado saturados y pequeños, por lo que no se aprecia lo esencial. En el bloque tercero los mapas están bastante mejor, además de incluir algunos croquis dibujados a mano por oficiales combatientes a pie de campo, muy interesantes.

Concluyo, una obra muy interesante y recomendable, sobre una batalla brutal que desgraciadamente resulta casi ignorada frente a otras de la Gran Guerra.

FICHA DEL LIBRO
Ediciones Platea: Colección Historia de los conflictos
14,8×21 cm.
Nº de páginas: 274 págs. Con mapas y croquis en B/N a lo largo del texto.
Incluye 16 páginas con fotografías en B/N
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788494288401
Año edicón: 2014

11 pensamientos en “El Verano de los Gigantes, Antonio Muñoz

  1. Buena y contundente reseña, Teiter; muchas gracias. Y que agradable es que un autor patrio se meta en “la Gran Guerra europea”, haciéndolo además con rigor y amenidad.
    Adelantaré el libro unos cuantos puestos en la lista de espera.

  2. Yo tengo el libro y me va a acompañar al viaje que haré en junio a Waterloo (Bicentenario de la Batalla) y al campo de batalla de El Marne. La verdad es que es inexplicable que con la vorágine de libros que sacaron el año pasado con motivo del Centenario de la PGM no hubiera salido ningún libro sobre el tema ya que es el Centenario de la Batalla y dentro de la PGM es la fase de guerra móvil que todo el mundo pensaba, cuando empezó la PGM, que iba a tener lugar.
    Que el libro cubra también los hechos de la guerra de las fronteras (ala derecha francesa) es un valor añadido. Gracias a Platea por cubrir el hueco.
    Ahora falta la campaña de 1914 tras el Marne: la 1ª de Ypres y la guerra móvil hacia el mar.

  3. Hola,

    yo también he leído el libro. La primera parte, sobre los prolegómenos de la guerra, está muy bien llevada, con un ritmo narrativo constante, jalonado con datos muy interesantes, y encarando el problema desde una óptica amplia, muy al estilo Clarkiano, y más lejos de la versión más tradicional sobre la casi entera culpabilidad de Alemania en el comienzo de la 1GM. Hay mucha gente que no tiene tiempo para leer las 700 u 800 páginas de “Sonámbulos”. Yo les recomendaría este primer capítulo.

    Las otras dos partes están dedicadas al asunto militar. Una combinación de pedagogía muy bien traída, más una historia militar entre el nivel operativo y táctico permiten obtener una fotografía cabal de lo que esas batallas significaron.

    Cierto es, Viçent, que el centenario no nos ha traído algunas cosas, pero yo estoy contentísimo, aún así, con la gran cantidad de novedades muy interesantes que nos ha traido el 2014, y más si tenemos en cuenta la situación económica.

    Saludos.

  4. Para la parte alemana de la campaña de El Marne salió el año pasado un libro titulado “Guerra” de Gottfried Benn (Editorial Fórcola) y para el París que vivió en retaguardia la campaña hay un excelente libro del periodista español Gaziel titulado “Diario de un estudiante en París” (Editorial Diéresis) que narra los avatares de la campaña desde la retaguardia de París.

  5. Esta primera etapa del Frente occidental, más dinámica y menos “tediosa” que la posterior guerra de trincheras,
    viene muy bien tratada en el Desperta Ferro Contemporánea nº0 y nº1.

  6. Hola a todos y gracias por vuestros comentarios. Este libro nace de hecho de un proyecto que yo tenía, un libro sobre retiradas. Como sabéis, las retiradas tienen mala prensa, porque uno se quiere poner siempre de parte de los que ganan (son mas cool). Salvo la de Rusia y alguna más, son episodios poco conocidos. Pues yo quería escribir sobre cinco o seis retiradas. Una de ellas era la que franceses y británicos realizaron tras perder la Batalla de las Fronteras (después de Mons y Charleroi, para entendernos). El resultado fue la terrible persecución alemana y la batalla del Marne, tras el fracaso del plan Schlieffen-Moltke. Bueno, leí y leí, tomé notas (6 cuadernos, para ser exactos) y el primer manuscrito tenía 60 folios. Así que me dije, Antoñito, mon chèri, si solo una retirada ya te ha ocupado esto, ¿cómo va a ser el libro? Me enfrentaba a un volumen de no menos de 400 folios, lo que viene a ser unas 450-480 páginas de libro. Una exageración, y más para un autor que no es conocido. Entonces decidí aprovechar la tirada del centenario. Pero además quería cubrir muchas lagunas, que vosotros ya habéis reseñado. Hasta hace poco apenas se podía leer otra cosa que Los cañones de agosto, de la Tuchman. Es un libro que un muchos aspectos se ha quedado algo anticuado. Eso es, después de todo, lo apasionante de la historia, lo que dábamos por cierto hace diez años, ahora, visto desde otro ángulo, resulta una cosa bien diferente. Tuchman era excesivamente proaliada y era incapaz de tomar distancia. Hay momentos en que los alemanes aparecen como idiotas o como una turba repugnante. Pero hay que pensar que estaban inmersos en un marco mental determinado. Cometieron terribles atrocidades contra los civiles belgas y franceses, una especie de preludio de la guerra de exterminio hitleriana.
    Afortunadamente, ahora contamos con libros extraordinarios, como los estudios de Holger Herwig o pel que menciona Isidoro, “Sonámbulos”, además de toda la documentación que se puede conseguir online. Como yo escribo sobre historia militar principalmente para pasármelo bien y, de paso, aprender muchas cosas (luego esto tiene que ser depurado, concentrado y masticado para el público), hay que decir que he cumplido mis dos objetivos. Si además el lector se lo pasa bien y aprende, entonces doble propósito cumplido.

    Muchas gracias a todos

  7. Pues yo también le he dado paso y me he subido en un taxi desde París para desplazarme con el relato de Antonio Muñoz hasta los escenarios del Marne…el viaje ha valido la pena. Disfruté mucho con su anterior libro sobre la Operación Market-Garden, creo que combina muy bien el carácter pedagógico con su personal aportación al relato, en esta ocasión han sido 250 páginas muy bien ajustadas al tema y que se leen prácticamente de un tirón. Me ha gustado mucho, como muy bien comenta Teiter, el bloque dedicado a la batalla de las fronteras, este año leí un trabajo sobre la batalla de Charleroi (21 agosto de 1914) y es espeluznante como se pudieron destrozar tantos hombres en tan poco tiempo prácticamente con la guerra recién iniciada. Resalto también la descripción de la participación y responsabilidad en el desarrollo de esos primeros meses de guerra de los principales protagonistas, desde el mariscal Joffre, pasando por sus aliados británicos y sus oponentes alemanes. Parece que sigue siendo todavía motivo de controversia la orden de freno del avance alemán por su ala derecha, algo que dejaba sin plan B a los germanos, partidarios siempre estos de una guerra de movimiento que pudiese desbaratar al enemigo con un gran golpe relativamente en poco tiempo. Después del Marne hay otro tipo de guerra, esa guerra de trincheras que acabaría segando millones de vidas en el frente Occidental.

    Estoy también de acuerdo con Antonio Muñoz cuando afirma que Francia venció en el Marne, me quedo con las palabras del que fuera comandante en jefe del Primer ejército alemán, Alexander Von Kuck recogidas en el libro y que dijo lo siguiente tras esta batalla:

    “De nada sirve discutir si los franceses tienen derecho o no a considerarse vencedores. Nosotros evacuamos el campo de batalla. Nuestro prestigio militar quedó dañado. Francia consiguió un respiro en el preciso momento en que estaba a punto de ser vencida. Es en ese momento cuando se produce la reafirmación de su poder de resistencia y su fe en la victoria”.

    En definitiva y para acabar mi comentario personal, me gustaría remarcar que he disfrutado mucho leyendo el libro y felicitó al autor y a Platea por su buen hacer.

    Un saludo.

  8. Acabo de leer el libro de Antonio Muñoz y la reseña que de él hace Teiter me parece ajustada a lo que se habla en el libro: planteamiento político-diplomático, nudo apertura de la escena militar y desenlace final en la propia batalla del Marne.
    Es cierto que había un hueco bibliográfico sobre el tema y gracias a la iniciativa de Platea y del autor se ha cubierto con brillantez. Es cierto que el autor se moja y comenta los hechos de manera muy atrevida. Me gusta que defienda a Joffre, desmienta el mito Gallieni, ataque sin piedad a French y se moje en el asunto de la retirada del 10 de septiembre echándole la culpa a Bulow que era el mariscal mas reconocido de la época por parte de los alemanes.
    Al final, según se cuenta en este libro tan valioso, la falta de comunicación y liderazgo alemana y la voluntad de lucha francesa determinaron la batalla que acabó con la carrera hacia el mar y los ataques a Chemin de Dames y la línea del Aisne ya preludio de la guerra de trincheras.
    El punto flaco de esta edición son los mapas que son antiguos y escasos (se salvan un croquis de las lagunas del Gond y los dibujos a plumilla del oficial francés sobre la línea del frente) y llega un momento en que te pierdes entre unidades de los dos bandos y escenarios de lucha ya que en el libro se desciende a la descripción de las operaciones a nivel de batallón y regimiento; yo he optado por seguir los hechos por los mapas de la revista Desperta Ferro. Otra cosa que he echado de menos en esta edición es que el cuadernillo de fotografías no esté en couché por lo que las fotografías no resaltan tanto como en los otros libros de Platea pero entiendo que es una edición económica (no de bolsillo) y que es un lujo tener y disfrutar de la erudición y de la ironía crítica de Antonio Muñoz.

  9. Sí, los mapas son el punto débil del libro, y eso que busqué los más claros que había disponibles para reproducir sin problemas de derechos. La edición, efectivamente, está ajustada económicamente, porque están los tiempos un poco turbios y el tema es muy especializado. Quisiera agradecer a la editorial Platea que desde el primer momento apostara por publicar el libro y que siga llenando huecos en este sentido, que tanta falta hacen en el panorama español.
    En cuanto al resto del comentario, pues qué voy a decir, jejeje, que estoy de acuerdo. Muchas gracias a todos.

Responder a viçent Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *