El Navío Negro, Fritz Witschetzky

El Navío Negro.

Las hazañas del crucero auxiliar “Wolf” durante la Gran Guerra 1916-1918 

Durante la Primera Guerra Mundial la Marina Imperial Alemana armó algunos barcos mercantes como cruceros auxiliares (Hilfkreuzern). Uno de estos barcos fue el Wolf (ex Wachtfels de la Hansa) con un registro de 5800 toneladas, fue armado con seis cañones de 150 mm, además de diversos cañones de menor calibre y 4 tubos lanzatorpedos. También fue cargado con 400 minas y antes de salir, con un avión de observación, propuesta visionaria para 1916. Al mando del Capitán Karl August Nerger zarpó de Kiel el 30 de noviembre de 1916 y regresó a su puerto de salida el 24 de febrero de 1918, después de 451 días de navegación, por aguas enemigas y sin ningún tipo de apoyo. Logró hundir, gracias a sus minas y sus acciones de corso, 35 barcos mercantes y 2 barcos de guerra, con más de 100 mil BRT y llevó a su país un valioso cargamento de caucho, zinc, seda, cobre y otros materiales de alto valor económico y estratégico. El libro El Navío Negro, que narra el sorprendente viaje del Wolf fue escrito por su Oficial Artillero, Fritz Witschetzky, en un estilo sencillo y entretenido. En doce capítulos va desarrollando la historia desde el alistamiento del barco y su salida secreta forzando el bloqueo inglés hasta el regreso a la patria forzando ahora el doble bloqueo norteamericano e inglés del Mar del Norte. Recorrió el Atlántico, minó las costas frente a Ceilán y la India Occidental, giró en torno a Nueva Zelanda y sembró minas frente al puerto de Singapur antes de iniciar el viaje de regreso.
 
El Wolf permaneció completamente incomunicado con su patria durante todo el viaje, todos sus abastecimientos de alimentos y combustibles lo realizó el Capitán Nerger de sus presas capturadas.

Los padres de los tripulantes escribían al Ministerio de Marina: “Suplico me comuniquen noticias de mi hijo, que embarcó en noviembre de 1916 a bordo de un crucero auxiliar. Hace un año que no tengo noticias suyas”. Pero, mientras los padres ignoraban el destino de sus hijos y el Almirantazgo Inglés declaraba en el Parlamento: “El peligro del crucero auxiliar alemán en el Índico y el Pacífico está completamente eliminado”, el Wolf navegaba tranquilamente frente a las costas de Madagascar. Realmente notable es el uso que se dio al hidroavión, llamado “Wolfschen”, en la exploración del vasto océano, sirviendo de vigía en la búsqueda de presas. Mantenerlo operativo en alta mar y con recursos propios es una hazaña por si sola, debemos recordar que estaban en 1917, los pilotos eran realmente excepcionales. Una vez capturaron un barco mediante el expediente de lanzarles un mensaje: “Reúnanse con el crucero auxiliar alemán que se encuentra en la isla Sonntag y no usen el inalámbrico” y reforzando el mensaje con una bombita lanzada cien metros delante de la proa. Fantástico. Un libro que vale la pena leer, el crucero auxiliar Wolf, con su exitoso viaje de 100 mil kilómetros, demuestra una vez más que la realidad puede superar con facilidad a la fantasía. 

11 pensamientos en “El Navío Negro, Fritz Witschetzky

  1. Muy buena reseña. He estado mirando pero es un libro antiguo, creo que de los años 30 e imposible de conseguir. Una pena que no reediten títulos como éstos en vez de tantos códigos, claves secretas y tonterías.
    Volviendo al tema, yo conozco la historia del crucero Emden y sus andanzas por los mares del sur, hasta que finalmente fue hundido por un acorazado australiano. Aunque la historia del Emden no acaba con sus aventuras en alta mar, luego hubo toda una odisea por parte de la tripulación capturada que consiguieron escapar y recorrer medio mundo para conseguir llegar a Alemania y seguir luchando por su patria.
    No he encontrado nunca ningún libro sobre el Emden pero desde luego daría para más de una novela.
    Muy interesante también conocer este episodio del Navío Wolf. Habrá que buscar más información a ver.
    Muchas gracias Ulises.

  2. Pues sí, con todo lo que se publica hoy día que raya lo absurdo. Hay títulos que ya dan risa asociando la palabra “clave”, “código” o “misterio” a un famosos escritor, músico o científico pero bueno, eso daría para otro debate.
    Repsecto al libro que nos propone Ulises efectivamente está descatalogado, pero por ejemplo aquí se puede comprar para los que estén interesados:
    http://www.iberlibro.com/servlet/BookDetailsPL?bi=900676156&searchurl=an%3DWitschetzky%26sortby%3D3%26sts%3Dt%26x%3D58%26y%3D15

    Tiene pinta de ser una buena historia, como la que comenta Navegante sobre el corsario Emden, seguro que tienen que haber muchas más historias de éste tipo por ahí perdidas. Pero para eso estamos aquí, entre otras cosas, no solo para dedicarnos a las novedades sino para rescatar esos viejos libros que merecen la pena, al menos ser reseñados.
    Saludos.

  3. Antes de que apareciera el Internet, la información que se podía obtener era muy fragmentaria. Actualmente se encuentra en la red más información de la que puede uno digerir.
    Por supuesto que se ha escrito una buena cantidad de libros acerca del Emden, pero ¿cuantos se han traducido al castellano?, seguramente se habrán publicado varios pero como jamás se han reeditado son difíciles de encontrar.
    Se que un buen libro acerca del Emden es “El último caballero del mar”, de Lochner, y un complemento indispensable es “El Ayesha”, de von Mücke, que narra las aventuras del grupo desembarcado del Emden y que vivió una aventura asombrosa (aventura sobre aventura).
    Desde aquí, me da la impresión que tanto en Europa como en los EE.UU. existe una oferta, limitada puede ser pero la hay, de libros antiguos, por lo menos es lo que se ve en Internet y con precios no demasiado altos. Aquí es imposible encontrarlos y encargarlos es muy costoso (por los altos precios de envío) y riesgoso (nadie garantiza que se reciban).

    Volviendo al Wolf, información se encuentra, con datos técnicos, fotografías, etc. pero, por lo menos para mí, tiene un encanto especial leer libros escritos en la época de los hechos, “El libro negro” fue escrito en los años ’20 y presenta los hechos desde esa perspectiva, no desde la nuestra como lo hace una información publicada casi cien años después.
    Por ejemplo, el caso del avión. En el día de hoy cualquier avioneta tiene un radio y más aún, tal vez un GPS, sin embargo el avión del Wolf, una vez que despegaba, quedaba completamente en manos del piloto. ¿Como podía, después de desaparecer por el horizonte, reencontrarse nuevamente con el barco? y además, era una operación de rutina, admirable.
    Hay detalles interesantes como el del reabastecimiento, traspasar desde un barco capturado 2.000 toneladas de carbón, con medios manuales, en medio del océano, requiere de un esfuerzo físico considerable y de una moral muy firme, moral que solo pueden sostener en condiciones tan difíciles comandantes excepcionales como el Capitán Nerger.
    Hay también momentos de suspenso escalofriante, como cuando frente a Singapur pasan a 1.500 metros de un crucero inglés, con lo dedos en los disparadores y la respiración contenida.
    Sí, realmente es un buen libro.

  4. Bueno, mientras escribía mi respuesta la de Javi me pasó por delante. Me tomo sus palabras, un libro que me gustaría leer, acerca de otro corsario de la 1° GM, el Adler, es “El último corsario” de Felix von Luckner, lo más sorprendente es que el Adler era un velero. También fueron escritos otros libros como “El barco fantasma” de Karl Spinder, acerca del crucero auxiliar Libau, o “Submarinos” de Johannes Spies, comandante del U-9, el U-19 y el U-135, ¿los encontraré algún día?, bueno, la esperanza es lo último que se pierde…
    Saludos.

  5. La verdad es que muy cierto lo que comenta Ulises. Todos pasamos por alto el detalle del hidroavión. Pero es alucinante que en los años 20 y en un crucero, no en un barco debidamente apropiado para empezar a usar aviones en el mar, usaran su avión a modo de los modernos Awacs. Me imaginola labro del pilot anotando cada cambio de rumbo y con una simple brújula para luego calcular el camino de regreso al barco. Es increible toda la aventura en sí, desde luego el trasladar mercancías, supongo que llevar prisioneros de sus capturas, etc…, toda una épica aventura. Habrá que ver todos esos libros que comenta Ulises si podemos pillar alguno.

  6. Ufff dificil encontrar estos libros. He dado con dos, “Submarinos” :
    http://www2.librohispano.com/fichalibro.shtml?idlibro=57290680&libro=Submarinos+Seis+a%F1os+de+cruceros+en+submarino

    También lo venden en Argentina, por si a Uilses le sirve, no se si al pillarle más cerca:
    http://oferta.deremate.com.ar/id=18829405_submarinos-spiess-johannes-1930

    He dado también con “El último corsario”, dejo el enlace, este se vende en España:
    http://www.librerialitoral.com/tienda/product_info.php?cPath=1&products_id=3493&osCsid=35abe4b79adc82bd6e55067fa9711e6b

    Seguiré investigando. El tema es interesante, me gusta, no había leído nada de estas aventuras y sobre todo que es en la I G.M., eso lo hace más atractivo.

  7. Gracias por los datos, Luismi.
    Una lista de los corsarios (hilfskreuzern) alemanes de la P.G.M. es:
    SMS Kaiser Wilhelm der Große, SMS Victoria Louise, SMS Prinz Eitel Friedrich, SMS Kronprinz Wilhelm, SMS Cormoran, SMS Cap Trafalgar,
    SMS Berlin, SMS Vineta, SMS Meteor, SMS Möwe, SMS Wolf (III), SMS Greif, SMS Wolf (IV) El navio negro, SMS Seeadler, SMS Geier, SMS Leopard, SMS Iltis.
    Claro que cada uno tiene su propia historia, el más famoso, tal vez por ser un velero, lo que le da una aureola de romanticismo, es el Seeadler, además que su capitán, el conde von Luckner era todo un personaje. El Wolf (III) ni siquiera llegó a salir de aguas alemanas. El Iltis es un barco capturado por el Wolf (IV) y convertido sobre la marcha en corsario. Pero el más exitoso de todos fue el Möwe con 42 barcos enemigos hundidos. Cada uno tiene su historia, algunos fueron un éxito y otros un fracaso, fortunas de la guerra…

    Un información que encontré acerca del hidroavión del Wolf (el autor no lo menciona), es que era un biplano biplaza con dos flotadores, Friedrichshafen FF33E con motor Maybach. Un dato anecdótico es que habiéndose deteriorado el revestimiento del avión, fue reparado con seda tomada de un barco capturado, eso se llama un “avión de lujo”.
    Saludos.

  8. Eso es otra faceta que hace el tema aun más intersante si cabe. La imaginación y la capacidad de tranformar e inventar con lo que tenían y lo que capturaban. Seguro, estoy seguro, y eso que no he podido leer más que lo que hay en internet que lo que comentas del episodio del hidroavión, de tener que remendarlo con seda hay más de uno. Seguro que en algún otro apuro se verían, no se, piezas para los motores, munición, aparejos e incluso hasta armas rudimentarias. Seguro que en alta mar y solo con lo puesto y lo capturado la imaginación para salir a delante con lo que tenían tuvo que dar lugar a alguna que otra genialidad como la del hidroavión.

  9. Alguien sabe cuando murió Fritz Witschetzky, el autor de este libro?, lo estoy buscando pero no encuentro nada en internet. Saludos y gracias.

  10. Bitte, bitte. Difícil pregunta. lo único que encuentro en Internet es que en 1933 estaba dedicado a la pintura. Tendría que revisar mis archivos…

Responder a Kaiser Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *