El mejor botín de todos los océanos, Glyn Williams

Hacía tiempo que había comprado este libro pero me resistía a leerlo porque cuando un inglés escribe un libro de historia en el que el oponente es español suele enfatizar la bravura del inglés y el panfilismo del español pero he de decir que la lectura de este libro me ha fascinado.

El motivo de libro es la expedición que Lord Anson hizo al Pacífico en plan pirata “para hostigar a la navegación española en aquellos mares”. Por aquel entonces el Pacífico era un mar español en el que navegaba tranquilamente el Galeón de Manila que hacía la ruta Manila-Veracruz intercambiando bienes lujosos y viajeros entre ambos dominios de la Corona Española. El viaje comenzó en septiembre de 1740 y volvió al mismo puerto en junio de 1744 tras una serie de azares inenarrables que este libro explica de forma organizada y amena. De los 1900 marineros e infantes de marina embarcados volvieron a Inglaterra poco mas de 500 en un solo barco ya que los otros habían desertado de la misión o se habían hundido víctimas de los azares de la navegación a vela de la época. El contexto militar de la época es la llamada Guerra del Asiento o Guerra de la oreja de Jenkins que enfrentó a España y a Inglaterra por esos años.

En el libro se narran las condiciones vida en un barco de guerra de aquellos años con cientos de hombres hacinados sin una alimentación cuidada y sin tratamiento médico para la que era la enfermedad marina mas importante de la época: el escorbuto. Junto a los marinos se embarcaron cientos de infantes de marina sacados de asilos de veteranos y hospitales militares; estos tripulantes, viejos y enfermos, fueron los primeros en morir de escorbuto y fiebre amarilla antes de llegar a Brasil.

El paso de Hornos, perseguidos por una escuadra española, es descrito de forma dantesca con barcos desarbolados, tripulaciones escorbúticas y graves problemas de navegación lo que hizo que la Escuadra de Lord Anson se desorganizara y varios barcos de la escuadra abandonaran la expedición ante el temor de una muerte segura. Los tres que pasaron el Cabo de Hornos descansaron en la isla de Juan Fernández, frente a las costas de Chile y antiguo refugio de piratas. Por el camino se habían quedado el navío Wager que embarrancó en las costas de Chile y cuyos tripulantes (entre ellos el abuelo de Lord Byron) tuvieron que recorrer la Patagonia hasta llegar a una plaza española donde fueron hechos prisioneros y llevados a Europa tras pasar un tiempo de cautiverio. Los tres barcos restantes, tras equivocar la ruta de los Alisios y sufrir otro brote de escorbuto llegaron a Cantón y al Macao portugués donde pudieron rehacerse hasta llegar a poder atacar el galeón español que hacía la ruta Manila-Veracruz, el Nuestra Señora de Covadonga, y robar un botín de cerca de 400.000 libras de la época. La descripción de la China de la época y las condiciones de navegación del rico y famoso galeón es de lo mas valioso que tiene este libro.

Este libro es un retrato de una época, con sus valores y sus actores. Una época en que el Pacífico era un “lago español” donde todavía no habían puesto sus proas las expediciones “científicas” de Cook, La Condamine o el famoso recolector del árbol del pan; el capitán Bligh.

Nº páginas: 368 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788475065618
Colección: ARMAS Y LETRAS (TURNER)
Nº Edición:1ª Editorial Turner
Año de edición:2002
Plaza edición: MADRID

12 pensamientos en “El mejor botín de todos los océanos, Glyn Williams

  1. Buena reseña, Vicent, me ha gustado.

    Tengo entendido que Anson era la pinza izquierda de la tenaza británica para quebrar en dos el imperio español entre Panamá y Cartagena de Indias; pero aquí Vernon fracasó ante Blas de Lezo y aquel abortó la misión. Luego Anson se dedicó a piratear hasta que la persistencia y una gran suerte lo hizo toparse con el Covadonga ¿no?

    ¿Nos cuenta el autor la chiripa que tuvo Anson cuando, por ejemplo, una marea se le llevó el barco en una isla del Pacífico y otra se lo volvió a traer?

    El Covadonga era un mercante sin apenas artillería ¿no?

    Gracias, Vicent.

  2. Buena reseña, Vicent. Vaya si fue una pinza este lord Anson, pues fue nada menos que almirante de la Royal Navy y supervisor de la misma, que con la excusa de una circunnavegación del globo tenía por misión desorganizar o capturar las posesiones de España en las costas del Pacífico en América del Sur, mientras Gran Bretaña estaba en guerra con España en 1740. Se topó con el Covadonga, sí, amigo Tasos, que gracias al dinero robado a los españoles, Anson viviría en la riqueza durante el resto de su vida. El tío al final se salió con la suya, aunque a qué precio pero se “forró”.

  3. Sí a eso se dedicó, pero porque la persecución de la escuadra de Pizarro, el cabo de Hornos y el fracaso de Vernon no le dejaron otra opción. Su objetivo era atacar Panamá por la costa pacífica y enlazar con Vernon para estrangular la América española. Y claro, él no podía llegar con las manos vacías a casa. La autoridad naval le vino después de su “éxito” con el Covadonga y la circunnavegación del globo.

  4. El libro no es demasiado hagiográfico acerca de “lo inglés” y describe unos escenarios (China, Macao, el Pacífico norte o la costa occidental de las indias españolas) que no se suelen contar demasiado. El imperio inglés quería partir el espinazo a las colonias españolas que tenían en el Pacífico (islas marianas, filipinas, chile, costa occidental de México, etc) porque tenía una visión de aquellos parajes como Eldorado millonario en riquezas materiales. Respecto al barco capturado era un barco grande pero poco artillado debido a la confianza española en la supuesta seguridad de la ruta seguida; durante muchos años los integrantes de la expedición estuvieron litigando entre ellos por el botín capturado. Lo que da repeluz de este viaje es la excepcional dureza sanitaria que tuvieron que soportar los miembros de la expedición y que; gracias esta dureza, los ingleses se tomaron en serie la detección y curación de las causas del escorbuto, verdadero protagonista del viaje.

    • Hola Vicent, tengo una consulta sobre este libro, acabo de terminar uno titulado “Escorbuto” del autor Stephen R. Bown, el cual recomiendo, no hace falta describir sobre el tema del libro 🙂
      Resulta que este libro habla sobre el viaje de Anson unas 20 páginas, sobre todo de sus graves problemas con el escorbuto, mi pregunta es si este libro de Glyn Williams me puede aportar más que el que he terminado, me explico, mi duda es si en este libro se habla prácticamente solo del escorbuto o me va a describir todo su viaje y muchas más cosas que quizás no se hayan contado en el otro por su reducido contenido. Que es lo que busco, no solo hablar de la enfermedad. Saludos.

  5. Por cierto, no sé si a alguien le interesa, pero en este link del Proyecto Gutenberg hay un libro sobre el viaje de Anson alrededor del mundo (en inglés, of course…).

  6. Recuerdo que la publicación española: La Guerra del Asiento o de la Oreja de Jenkins 1739-1748″ de la serie Guerreros y Batallas de la editorial Almena, ella nos habla de la Expedición de Ansón por el Pacífico 1740-1744. Hay que decir que Ansó tuvo una suerte de “mil demonios” (antes del Covadonga, que el pobrecito vendería a sus colegas los portugueses por 1000 libras) el 6 de mayo de 1742 el comodoro se equivocaría de ruta y se metió de pleno en una zona de vientos, llegarián a las islas Ladrones el 27 de agosto. El Centurión fondearía en la isla de Tinian. La tripulación bajaría a tierra para recuperarse y arreglar el barco. El 22 de septiembre una fuerte tormenta machacó la islas, arrastrando el barco a alta mar, dejando a Anson y la mayor parte de la tripulación en tierra, los días pasaron y el barco no aparecía hasta que el 11 de octubre apareció (qué oportunidad perdida para los españoles) pero como algunas otras veces la suerte jugó su baza… pero hay más donde la suerte jugó a su favor.. Un capítulo muy interesante del de Almena…

    Saludos.

  7. La oportunidad perdida fue peor en la isla de Juan Fernández donde Jacinto Segurola con la Armada del Mar del Sur se retiró el 6 de junio, el día 9 llegaría Anson con el Centurión deshecho y con muchos muertos y enfermos. El resto de naves británicas iría llegando después.

    De haber permanecido en la zona hubieran podido ir destruyendo la flota británica por separado y con tripulaciones diezmadas.

  8. Si, el libro cita esta circunstancia.Anson llegó a la isla de Juan Fernández poco tiempo antss o despues de que llegaran barcos españoles enviados desde Perú y Chile. La flota de Anson (2 barcos en lugr de los 5 que comenzaron la expedición) medio desarbolada tras el paso por el Cabo de Hornos. Otra escuadra española iba en su persecución pero quedó destruída en el propio paso de Hornos y tuvo que volver a Buenos Aires. Mas adelante, Anson se equivocó en la travesía del Pacífico al no coger los vientos alisios que iban de Mejico hasta las Filipinas y perdió la captura del galeón de Manila. La verdad es que el viaje fue muy azaroso y es cierto que en una isla del Pacífico (Tinian o Guam) desembarcaron para reponerse del escorbuto y una tormenta alejó el barco de la costa y no volvió hasta un cierto tiempo después.
    Así y todo tuvieron la suerte y la fortaleza de ánimo para asaltar el Covadonga y enriquecerse todavía mas pues por entonces la tripulación de la expedición hábía disminuido mucho y quedaban menos para repartir el botín.

Responder a Panzer Commander Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *