El ejército español en la guerra de los 30 años, Pablo Martín Gómez

TODOS CONTRA NOS, NOS CONTRA TODOS

Los Tercios españoles de Infantería son, sin lugar a dudas, una de las unidades militares más famosas de todos los tiempos.

Su aparición en el campo de batalla supuso una revolución en el arte de la guerra y otorgó a un país poco poblado y menos desarrollado el estatus de superpotencia mundial. (…)

Esto sostiene la contraportada del volumen que firma Pablo Martín Gómez allá por el año 2006. No se trata de una compleja historia orgánica y organizativa de las mencionadas unidades; es mucho más. La Guerra de los Treinta Años supuso el último gran conflicto en el que, sin proponérselo de antemano, la Corona española se ve inmersa. Lo que inicialmente comienza como una disputa político-religiosa en Bohemia, en el seno del Sacro Imperio Romano Germánico,  degenera en una  guerra abierta en toda regla a lo largo y ancho de centro Europa. Además España se encuentra empantanada en la costosa y sangrante Guerra de Flandes o de los Ochenta años y en la breve de Mantua y Monferrato. Y de fondo se halla la siempre dispuesta y maquiavélica Francia, presta a instigar, azuzar, armar y subvencionar a cualquiera que arremetiese contra los Habsburgo austriacos y sobre manera contra los españoles. Cuando a Francia no le sirvieron las acometidas de protestantes alemanes, de holandeses, de daneses y de suecos y cuando además hubo “neutralizado” a los hugonotes y a la nobleza, ella misma arremete contra el Imperio español. Y para complicar más las cosas en la propia Península Ibérica estalla la rebelión catalana contra Olivares y el intento de independizarse por parte de los portugueses.

Este completo –pero no por ello definitivo- libro estudia la postrera gran ocasión a la que se vio sometido el sistema de Tercios con ciertas posibilidades de llevar la iniciativa estratégica. No sólo se nos habla de la intervención del ejército español sino también de la organización y actuación de sus enemigos –holandeses, suecos y franceses sobre todo-, de los mandos destacados, del armamento ofensivo y defensivo, de las tácticas y estrategias, de la poliorcética y en fin, de la guerra barroca y de su evolución con respecto a la guerra renacentista.

Por otra parte también se nos recuerda que los civiles sufrieron lo indecible ya que durante la Guerra de los 30 Años no existía nada que se pareciese a la intendencia y por lo tanto “por cada soldado hacían falta tres campesinos: uno para darle su casa, otro para ofrecerle a su mujer y un tercero para hacerle un lugar en el infierno.” Algunas regiones germanas perdieron tres de cada cuatro habitantes.

A lo largo de la obra se nos responde a preguntas como: ¿por qué intervino España en esa guerra austriaca?, ¿qué falló en la guerra de Mantua? ¿cómo concluyó así el pulso si los católicos ganaron, de cinco, las cuatro primeras fases del conflicto? ¿qué eran “los generales empresarios o generales mercaderes” de la guerra? ¿se equivocó profundamente España ayudando a los católicos franceses contra los hugonotes? ¿por qué falló la Unión de Armas? ¿cuál fue el verdadero fin de los tercios Rocroi (1643) Lens(1648) o la 2ª batalla de Las Dunas (1658)? ¿descuidó España la caballería y la artillería en la guerra barroca? ¿desaprovechó Felipe IV la victoria de Valenciennes(1656)?…etc.

El libro está aliñado con un acertado y pedagógico aporte gráfico y cartográfico del propio autor y representa una obra altamente recomendable porque es entretenida, accesible, aclaratoria, documentada, precisa, ilustrativa, satisfactoria, asequible…

Saludos y provechosas lecturas.

Nº páginas: 238 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788496170315
Nº Edición:1ª, Almena
Año de edición:2006
Plaza edición: MADRID

14 pensamientos en “El ejército español en la guerra de los 30 años, Pablo Martín Gómez

  1. Gracias, Antonio. En mi humilde opinión creo que es complementario. Albi hace un estudio pormenorizado de la constitución orgánica y el funcionamiento de los tercios ilustrándolo con ejemplos, si no recuerdo mal.
    Martín Gómez te presenta de manera más divulgativa la estructura, la organización, la actuación, el marco histórico y político de los tercios y de sus adversarios… Te ubicas y te haces una buena composición del lugar, del momento y de los hechos. Me he leído los dos y se complementan sin ser equiparables.

  2. Otro detalle. Este libro atiende a la guerra barroca, a la Guerra de los 30 años, a la de la mayor parte del siglo XVII. Albi abarca ambos siglos.

  3. Hola, interesante reseña de un tema que no es muy conocido. Dos cosas:
    1) Los dos pobres soldados que se apuñalan en cubierta deben ser de los soldados más reproducidos de la historia de las cubiertas. Siempre salen en los libros sobre la Guerra de los Treinta Años.
    2) Para los interesados sobre la Guerra de los Treinta Años, que fue la Primera Guerra Mundial en realidad, hay un libro dirigido por Geoffrey Parker sobre el conflicto que incluye al final un capítulo (del propio Parker) sobre la guerra.

    Saludos

  4. Magnífica reseña amigo Tasos, como siempre. El de Parker también te lo recomiendo. Es de Ed. Machado-Papeles del Tiempo-Número 3. Un saludo,

  5. ¿Qué tal es la traducción del libro de Parker?
    Lo digo porque de esa editorial tengo «Historia de la guerra en la Edad Media» reseñado aquí y la verdad es que la traducción deja bastante que desear…
    un saludo

  6. No recuerdo nada particular de malo en la traducción, Paul. Hace ya tiempo que lo leí, no obstante. Yo reseñé el de Historia de la guerra en la Edad Media y tampoco recuerdo nada chocante.No sé si re refieres a términos equivocados o a otra cosa. ¿Podrías dar algún ejemplo?

  7. Lo cierto leiva es que releyendo algún capítulo no he encontrado fallos relevantes…
    no se por qué tenía esa impresión pero refrescando la lectura coincido contigo

  8. Lo celebro, Paul. Porque es verdad que una traducción deficiente, que «no suena» estropea los libros. Sin embargo, he de decir que esta editorial, Antonio Machado, cuida mucho sus libros, desde el punto de vista de la producción, algo cada vez más extraño, y lo digo porque yo trabajo en el oficio, y las prisas, la inexperiencia y la improvisación (el noble oficio de las artes gráficas va despareciendo con los dichos ebooks, que mal rayo les parta) son cada vez más habituales. Las enemigas del libro de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *