El Club Dumas, Arturo Pérez-Reverte

“Nunca se está solo con un libro cerca…” (Arturo Pérez-Reverte)

Hola de nuevo chicos.Después de una crisis literaria galopante,en la que libros y más libros desfilaban antes mis “aburridos” ojos,consiguiendo sólo engacharme un centenar de páginas,decidí buscar remedio y raudo y veloz me dirigí a mi tienda favorita.Un pequeñita,muy pequeñita librería dedicada solamente a libros usados,muy usados,y en la que encuentras pequeñas joyas de amarillentas páginas.De los tres que adquirí,decidí que el remedio estaba en Pérez-Reverte.Escritor que despierta pasiones,tanto negativas como positivas,yo me posiciono en las positivas.Después de unas ocho novelas ya leídas,sigue sin defraudarme,y El Club Dumas ha curado mi “enfermedad”.Novela de juventud para la mayoría de vosotros,en mi caso mi afición (pasión) tardía a los libros hace que sea ahora con casi 35 años que haya abordado su lectura.

El club Dumas,es un libro que trata de libros,es la pasión de Pérez-Reverte vista a través de los ojos de Lucas Corso,protagonista de la trama,un cazador de libros,un bibliófilo socarrón,un mercenario que a primera vista parece no tener corazón,pero en realidad sí lo tiene,uno grande y herido por amor. Corso tiene por delante un doble encargo que le llevará desde Toledo a Sintra,y desde allí a París.Acompañado de una chica misteriosa/angel de la guarda,Corso deberá autentificar el manuscrito de El Vino D´Anjou del propio Alejandro Dumas,y desentrañar el enigma que esconde un libro de ciencias ocultas,Las Nueve Puertas,del que sólo quedan 3 ejemplares en el mundo.

En El club Dumas váis a encontrar  una entretenida novela de aventuras,de acción y suspense impregnada del estilo Reverte,sobretodo en lo que se refiere a su protagonista principal:Lucas Corso.Pero sobretodo,y me repito,es un libro de libros,en el que Reverte utiliza fragmentos de otros libros para definir sentimientos,en el que la trama son los libros,el misterio los libros,el protagonista los libros,y el desenlace…

L.S.V

Nº páginas: 496 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788420466255
Nº Edición:1ª, Alfaguara
Año de edición:2003
Plaza edición: MADRID

14 pensamientos en “El Club Dumas, Arturo Pérez-Reverte

  1. ¡ Mi novela de Pérez-Reverte ! También le tengo mucho cariño a “La piel del Tambor”, pero esta es sin duda muy superior. La mejor novela del autor.

    Mi escena favorita es la capitulación británica tras la gran victoria de Napoleón en Waterloo. 😀

  2. ¿Verdad que de esta novela se hizo una adaptación cutre para el cine? ¿No era Johnny Deep el prota?

    No soy muy aficionado a Reverte, pero esta sí que la he leído. Es un misterio bien resuelto. Lo que más me gustó fue la parte en que el prota va a una quinta portuguesa a encontrarse con un bibliófilo portugués. El ambiente de las haciendas del campo de Portugal estaba muy bien conseguido con muy pocas pinceladas y me recordaba algunos lugares, en pequeñas ciudades de provincias portuguesas donde he estado. Pero la verdad es que no recuerdo nada más del libro.

  3. Sí, la película es “la novena puerta” y los protagonistas son Jhonny Deep y Lena Olin.

    A mí, personalmente, Pérez Reverte me caía muy bien tanto por su faceta de ex-corresponsal de guerra (aún recuerdo sus crónicas desde los Balcanes) como por su actual faceta de escritor de “best-sellers”. Pero desde sus desafortunadas declaraciones sobre el ex-ministro Moratinos, en las que demostró nula educación, ha dejado ser santo de mi devoción.

  4. Buena recomendación, Xavi. Yo me lo pasé en grande con La sombra del Águila. La Reina del Sur, en general, la encuentro entretenida (La serie, desde luego, ni me molesté en verla. Él mismo dijo que era un “bodrio”). Y sobre su carácter, desde luego tenéis razón. He leído una de sus últimas entrevistas publicadas en prensa y lo encuentro borde. Parece que le gusta la polémica. ¡Con lo buen corresponsal de guerra que era!.Saludos.

  5. Es realmente un libro entretenido y quizá su mejor novela.
    A mí sin embargo, se me quedó un cabo suelto;para los que la hayan leído, ¿cómo entendeis el personaje de la chica que sigue a Corso a todas partes y lo protege siempre? La novela no aclara qué o quién es…¿qué pensais?

  6. Gracias a todos por vuestros comentarios.Aunque sé que para muchos la gran novela de Reverte es El Capitán Alatriste,para mi El Húsar es insuperable.
    Paul yo lo comento en la reseña,y supongo que cada uno sacará su conclusión,pero mi visión de la chica misteriosa es del ángel de la guarda de Lucas Corso.

    Por curiosidad,¿que ocurrió con el exministro Moratinos?

    Saludos a todos!

  7. Xavi, esto pasó en twuiter cuando cesó Moratinos y fue sustituido por Trinidad Jiménez. Su comentario en Twuiter fue “Se es un mierda cuando uno demuestra públicamente que no sabe irse. De ministro o de lo que sea. Moratinos adornó su retirada con un lagrimeo inapropiado. A la política y a los ministerios se va llorado de casa. Luego Moratinos, gimoteando en público, se fue como un perfecto mierda”.
    Lo atacaron con un aluvión de comentarios sarcásticos y él, ni corto ni perezoso escribió en twuiter: “No esperaba este éxito. 2.000 seguidores nuevos en 24 horas, gracias al extinto ministro”. “Esto es mejor que mi caricatura en Muchachada Nui. Si lo llego a saber, lo insulto mucho antes”. Una pena que este hombre se haya vuelto tan pedante. Esto fue lo que pasó, Xavi. Saludos.

  8. ¿Se puede ser un imbécil indefendible y un magnífico escritor? Siiiiiiiiiii, ahi tenemos a Ilya Ehrenburg, Camilo José Cela, Robert Brasillach, Louis-Ferdinand Céline, Colette, Gabriel García Márquez, Pío Baroja o Pablo Neruda, entre otros muchos (léase el magnífico “Las armas y las letras” de Andrés Trapiello). Y pienso que Pérez-Reverte es un chulo al que se le ha subido el éxito a la cabeza y se cree mas allá del bien y el mal pero tiene libros magníficos como éste, objeto de este comentario, o el “Maestro de esgrima”, la saga de Alatriste o “El Húsar”. Y Moratinos, desde luego, fue un llorón al que su jefe expelió del sillón y del coche (en su caso avión) oficial de forma harto abrupta y expeditiva. Poco tiempo después intentó volver al chollete oficial con su candidatura a la Presidencia de la FAO pero se lo dieron a un brasileño por lo que volvió a la llantina que diría un asturiano.

  9. Gran tema éste sobre dónde acaba el hombre y comienza el arte. Y otro tema sobre el que no tengo respuestas, como sobre casi ninguno.
    Una cosa que se me ocurre leyendo la lista de “imbéciles indefendibles” que hace Vicent es que son todos modernos (incluso Brasillach), es decir, del siglo XX (el XXI todavía no ha dado para escritores imbéciles, quizás porque tampoco ha dado para escritores a secas). Más allá de la leyenda o el chisme, suele haber pocos indicios del carácter de los autores antiguos. ¿Era Plutarco un zoquete?¿Y Lope de Vega, era un bocazas contumaz?¿Y qué decir de Petrarca?
    Aventuro una hipótesis, bueno, una perogrullada: los escritores del siglo XX nos parecen más o menos proclives a cometer errores indefendibles porque hay mucho escrito sobre ellos (se conocen sus pecadillos), porque sustentan ideas políticas que nos son más o menos acertadas y porque son hombres de nuestro tiempo y ya está bien que sea así, al fin y al cabo sería un tanto exótico identificarse con las ideas políticas de Santa Teresa de Jesús, si es que las hubo.
    Como excusas las hay para quién las quiera, siempre podemos atribuir al antisemitismo de Baroja una raíz cultural o una pizca de cazurrerío de casa solariega, o a la tozudez con la que García Márquez defiende el régimen castrista a sus ideas de izquierdas, de las que al parecer hay que retractarse. Pero yo veo en eso coherencia, por extraño que parezca, una coherencia quizás chocante, y sobre todo ahora que a cualquier ideología se la ve con sospecha, como si nadie hubiera pensado nunca en términos políticos y viviéramos ya (como dijo otro indefendible, aunque nada imbécil) “fuera de la Historia”. Pero coherencia. Qué duda cabe que Hernán Cortés se comportó en América como un hijo de la gran puta, pero como español del siglo XVI en presencia del tesoro americano y con todo el olor a sacristía e Inquisición que llevaba en sus espaldas, qué otra cosa iba a hacer, pobre. Todas las atrocidades tienen una explicación, lo cual contribuye a hacerlas, si cabe, más atroces.

    Sobre Pérez-Reverte poco hay que decir. Él mismo no para de hablarnos de sus experiencias en todos los campos, desde el periodismo de guerra hasta el arte contemporáneo; cualquier comentario a favor o en contra no pasaría de ser una breve nota para sus muchas glorias. Es un eficaz escritor de best-seller, ese es su gran mérito. Unos libros le salen mejor, otros peor. Sus artículos satíricos en los medios de comunicación pertenecen ya a una larga tradición periodística que, con más o menos gracia, divierte al personal, qué duda cabe, yo me he reído mucho con algunos, pero que informativamente deja mucho que desear. Flaubert decía que no hay un periodista que no sea un ideólogo. Et voilà. En cuanto a la soez que gasta, es un truco muy usado para atraer lectores. Si no insultara él lo haría otro y no pasaría nada. En cuanto a la salida de tono con Moratinos, estoy seguro que al aludido se la suda lo que diga Pérez-Reverte.

  10. Y seguramente a Pérez-Reverte se la sude lo que piense de él Moratinos. De aquí a cien años, momento que no veremos Leiva ni tu ni yo, a Pérez-Reverte se le seguirá leyendo y Moratinos habrá dejado un recuerdo equiparable al que habrá dejado el Ministro de Asuntos Exteriores de cualquier gobierno del Trienio Liberal del siglo XIX.
    Respecto a los escritores y a sus vidas quedémonos con sus versos o sus narraciones porque el que esté libre de culpa que arroje la primera piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *