El asedio, Arturo Pérez-Reverte

He dejado reposar la lectura del libro varios días antes de escribir esta reseña porque me dejó un regusto agridulce cuando la acabé de leer. 
Las 725 páginas del libro describen una época, la Guerra de la Independencia, y un lugar, la ciudad de Cádiz y sus alrededores. El libro está estructurado en un puzzle con varias piezas que, siendo inconexas al principio, se van entrelazando con la trama novelesca. Por un lado hay un policia brutal lector de Sófocles, Rogelio Tizón, por otro está el típico héroe cansado de Pérez Reverte, Pepe Lobo, que es un marino que deviene en corsario. Estos dos junto a una aristócrata del comercio gaditano, Lolita Palma, son el eje que vertebra la narración. Los tres nos hacen avanzar en el descubrimiento de un Cádiz asediado por un ejército francés que intenta domar el último bastión de la España rebelde a José Bonaparte a lo largo de 1811.

Este libro es el mas ambicioso de Pérez Reverte porque es la mezcla de muchas de sus ambiciones: la novela de aventuras, la novela marinera,la novela política que describe la España de la Constitución de 1812 que pudo ser y no fue, la novela de asesinatos o la novela histórica. El verdadero protagonista de esta novela es la ciudad de Cádiz que Reverte revive magistralmente con su geografía física y los usos sociales de sus habitantes; todo Cádiz está en la mirada señorial de la aristócrata comercial, en los tugurios de los marineros, en el perfil lejano del artillero francés que intenta destruirla a base de cañonazos geométricos y en la mirada hipnotizada del policía que intenta descubrir en ella las pautas de un asesino en serie que va asesinando doncellas en los puntos geográficos donde caen las bombas.

La trama avanza y avanza el autoconocimiento de los personajes de la mismas, entrelazándose entre ellos y descubriendo una Cádiz secreta, oscura, como un campo de muerte y un tablero de ajedrez donde luchan fuerzas secretas y donde la inteligencia lucha continuamente contra el poder de la naturaleza;donde la inteligencia intenta ordenar el caos que la supera.

Es una novela ambiciosa, extensa, con muchos recursos eruditos y un estilo que la hace lenta por morosa en la descripción de ambientes físicos y morales. El que leyó el libro del 2 de mayo se aburrirá con ésta ya que aquella es una vigorosa crónica periodística y esta es una novela de introspección tanto del alma de los personajes como del alma física de una ciudad al estilo de las grandes obras de Joseph Conrad. Si el libro del 2 de mayo es “La colina de la hamburguesa” este libro sería “Apocalipsis Now”; mismo tiempo y mismo lugar pero distintas intenciones literarias.

Por ponerle pegas hay que decirle al documentado Pérez Reverte que la ciudad de Alicante nunca fue tomada por las tropas francesas ( que ocuparon Dénia, Alcoy, Villena, Ibi u Orihuela) y que la resolución de la trama criminal no me parece bien resuelta pero creo que para Pérez Reverte, como al Kavafis de “Viaje a Itaca”, lo importante no es el puerto de arribada sino el viaje que uno emprende por llegar a algún sitio. Lo de menos es saber quien y porqué asesina a chicas jóvenes sino el proceso de conocimiento que los protagonistas y los lectores tienen que emprender para llegar al final, a algún final.

Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788420405551
Colección:
Nº Edición:1ª, Alfaguara 
Año de edición:2010
Plaza edición: MADRID

15 pensamientos en “El asedio, Arturo Pérez-Reverte

  1. Siento decir esto, por el aprecio que le tengo al escritor, pero ésta novela es un bluff. Como bien Vicent, la descripción de personajes, ambientes, en definitiva, una época, es magistral. Ahora bien la sensación que te deja después de haberla leído es; y……?. La trama se cae, no se va a ningún sitio, es como si estuvieras viendo un cuadro más que leyendo un libro.
    En fin, es una pena. Me sabe mal hacer ésta crítica al Maestro Pérez-Reverte, pero entiendo que la honestidad está por encima de todo, y por supuesto ésta puntual decepción literaria, no va a significar, por lo menos para mí, un alejamiento de su obra y de los buenos momentos que me ha hecho y espero que siga haciéndome pasar.

  2. Gracias vicent por la reseña. Estaba esperándola con ciertos temores y ahora después de los comentarios creo que no iba muy desencaminado. Creo que el autor está algo encasillado y ya ha agotado su particular visión de la Historia de España, esa visión entre la desesperanza del pueblo y la animadversión al poder. Al principio me hacía mucha gracia, esa crítica tan ácida y además tan cargada de razón, pero unos cuantos libros después creo que ya debería cambiar de registro, no me apetece volver a leer más de lo mismo.

  3. Gracias por la reseña vicent, yo estaba a la expectativa de comprar o no el libro, y deseando que alguien lo reseñase en Novilis. Por tu reseña creo que esperare a que salga en bolsillo, prefiero leerme de Reverte, El Húsar que lo tengo pendiente de hace tiempo. Siendo honesto vicent, entiendo que te ha decepcionado la novela, ¿es asi?.
    Saludos.

  4. No he sido nunca un lector excesivamente entusiasta de Pérez-Reverte. En realidad, no soy entusiasta tampoco de la novela “histórica” actual, salvo excepciones contadas. Me gustaron muchos los títulos clásicos, como los de Graves, Gore Vidal, Marguerite Yourcenar o Thorton Wilder, pero últimamente lo que veo es demasiada ambientación, cartón piedra y muy poca reflexión. Pero es una elección del autor, o una limitación, vaya usted a saber. Reverte tiene una idea de la historia de España o del llamado “mal de España” ya conocida por todos; en ocasiones esta concepción chirría, pero es muy útil a nivel narrativo, como queda demostrado en la serie Alatriste -de la que no he leído nada-, que me parece que guarda la misma relación con la España del XVI que Astérix con la Guerra de las Galias, pero no porque el autor no tenga ni idea de la época, sino porque sabe de sobras que la novela de aventuras debe forzar el ambiente, debe buscar el juego con la historia. La realidad es raramente novelesca.
    Al ser Reverte un autor de mucho éxito es comprensible que se le exija que supere el listón de las novelas anteriores y, como cualquier persona que escribe, es normal que una veces sea capaz de redondear más o menos lo que hace y otras veces no. Las dos novelas suyas del siglo XIX que he leído, Día de cólera y Trafalgar, no me disgustaron. Ya dije por otro lado que la del 2 de mayo me pareció un homenaje encubierto a las victimas del atentado de Atocha, aunque a lo mejor es una sugestión mía. Pero en todo caso creo que el resultado fue muy bueno, aunque quizás un poco de “novela de conmemoración”, como demuestran los textos que siguen a la novela, en los que habla del tratamiento que el suceso tuvo en los años posteriores. Por eso me ha extrañado que trate el asedio de Cádiz mezclándole una trama policial. Pero está en su derecho de hacer si quiere una novela de tenistas o de afiladores gallegos, que para eso es el autor de superventas que es. Otra cosa es lo que, con todo su derecho también, puedan opinar los que se gastan los cuartos. En Francia, donde es tan apreciado como aquí, también hay una tradición de escritores policiacos que ambientan sus historias en episodios históricos, como es el caso de Armand Carbasson, con su detective napoléonico. A ver si las editoriales españolas se animan, porque un servidor está hasta las mollejas de la trilogía de Millenium y de la Lisander o Zoolander, o como se llame.

  5. Pues yo la leí en dos días y tres noches, y me parece absoluta, genial. La historia de amor de Lolita Palma y Pepe Lobo es extraodinaria, el personaje de Tizón imborrable, y la resolución del enigma me parece, ajustada a la ciencia conocida en la época, inteligentísima. La única pega que le veo es que en la parte marinera, aunque no es mucha, hay a veces demasiados terminos nauticos. Ya veis que cada uno habla de la fiesta según le va en ella. A mí me fue de maravilla, y sin duda el Asedio es el regreso del mejor Reverte, renovado y sabio. Volveré a leerla cuando pase algún tiempo, para disfrutarla de juevo. Saludos.

  6. No es que me haya decepcionado sino que me ha pillado con el paso cambiado ya que esperaba otra cosa, mas en la línea de “Día de cólera” y esta es una novela con mas pretensiones; está la novela de amor, la novela de acción, la novela de intriga policial, la novela política y la novela de formación interior al estilo de las de Conrad. Entre las pretensiones del autor y su culminación creo que le falla un poco la trama novelesca; no acabo de ver claro el porqué de las razones del asesino en serie, veo esta trama impostada y falsa. Por otra parte la trama amorosa y la marinera no me interesan demasiado por lo que acaban aburriéndome. Lo mejor del libro es la caracterización del Cádiz de 1811 y los personajes que viven allí con su quehacer diario así como el momento histórico elegido: vísperas de una constitución revolucionario que duró bien poco ya que el pueblo español ganó la Guerra de la Independencia pero perdió la posguerra.

  7. A mí Reverte me había decepcionado profundamente con su trilogía perdida. “La carta esférica”,”La reina del Sur” y “El pintor de Batallas” fueron tres decepciones seguidas. Tres libros que ni entendí ni disfruté. Tres libros que me niego a considerar propios de un autor como Arturo Pérez-Reverte.

    Pero esta. Lo siento, esta es superior. Esta es una novela enorme, grandísima, y por encima de todo, es la novela de la guerra de Independencia.

    Xavi ha dado en el clavo. Reverte ha escrito “El húsar”. Reverte ha escrito “La sombra del Aguila”. Y Reverte ha escrito “El maestro de Esgrima”. Cada una es distinta, cada una representa una forma distinta de ver la novela. Obviamente, esta es una novela, no una historía novelizada. No es un día de Cólera, que era una hecho histórico que apenas retocaba. Aquí la invención está por encima de todo.

    Y es una gran novela. Una novela enorme. Una novela que abarca 2.870 toesas ( Toesa: Medida de longitud gabacha) y muchísimo más. La forma en la que describe el Cadiz de la Cortes me ha llegado de una forma que no me esperaba.

    ¿Y el final?.

    Uffff, el final me dejó alterado durante un buen rato. Es un final que no tiene compasión con el lector.

    No tiene nada que ver con “Un día de Cólera”. Es una novela de personajes, de trama, donde aparece el asedio de Cadiz, la guerra y sus personajes ( ¡ Y como aparecen!) pero sobre todo, como ya se ha comentado, es la novela del Policia, del Corsario, del Artillero, el soldado y la dama.

    Yo la he disfrutado golosamente. A los que admiramos profundamente “El club Dumas” o “La piel del Tambor” esta novela no nos decepciona, con la ventaja, enorme ventaja, de que encima está ambientada en un elaboradísimo y completo ambiente histórico.

  8. Hola, Para dejaros mi opinión voy a empezar por lo que no me ha gustado. Hay personajes que desaparecen de forma abrupta y no se sabe nada más de ellos y podían dar más de sí. Hay elementos que aparecen y quedan en nada por ejemplo el barco corsario francés, Gibraltar, el duelo … La historia de los personajes coincide de una manera predecible, a veces, y otras veces cogida con alfileres. Me aturulla un poco la jerga naútica, me distrae de la acción. Y a veces la acción en el mar es a mi gusto precipitada. Se plantean desarrollos de la trama principal que luego quedan practicamente en nada (no se resuelven o se resuelven a mi gusto de forma poco convincente). Da más importancia a la parte romántica que al desenlace de la trama detectivesca, de los enígmas que plantea. Había momentos en que me resultaba algo pesada (nunca me ha ocurrido con una novela del autor).

    Por otro lado la ambientación me ha parecido absolutamente fabulosa en todas sus ramas. Sólo por esto merecería la pena leerla. El final de la novela me ha gustado mucho, los personajes están muy bien definidos, y el juego de suspense en que te mantiene sobre todo en los primeros tres cuartos de la novela me ha parecido genial.

    Como conclusión: No tardaré mucho en releerla y apreciarla con más calma. Ojalá me la hubieran regalado.

  9. hola, para mi de reverte que me parece un buen reportero-articulista. de sus solo me gustan la saga de alatriste, quizas porque siempre me atrajo la novela de capa y espada. y cabo trafalgar. las 3 o 4 mas que leido de el. no se. no me parecieron ni fu ni fa. y esta estaba en duda que me habeis despejado.

  10. Pues yo la acabo de leer casi ya y a mí sí que me ha gustado. Creo que los personajes están muy bien trazados y cruzados a lo largo de las distintas tramas. Aunque al final a mí me ha llegado más la de la relación entre ese y esa que lo de la investigación policial. Y sobre todo me queda la impresión, que será muy subjetiva y muy mía pero ahí está, de que Lolita Palma es a lo largo de toda la novela y con respecto a lo que la rodea, la mismísima España. Tonterías mías, seguramente.

    Me parece muy acertado el foco narrativo en presente. Me gusta la tensión que aporta, sobre todo en los momentos de acción. Quizá, por poner un pero, me quedo un poco parado con la resolución policial. Un modus operandi curiosón, cuando menos. Mi personaje favorito, a pesar de que bebe un poco de cierto estereotipo, el del segundo de a bordo de La Culebra, con esa impavidez y ese pasotismo fatal tipo a mí me da igual ocho que ochenta.

  11. Para hacer la reseña del libro he leído todo lo que he podido acerca de la misma así como de Reverte y me llamaron dos cosas que dijo en sendas entrevistas: “yendo por la calle un hombre se me acercó (habla Pérez Reverte) y me dijo que me dejara de mariconadas y siguiera con la serie del Capitán Alatriste”. En otra entrevista habló de que tiene muchos proyectos pero que con lo que le queda de vida útil intelectual tal vez solo pueda acabar 3 ó 4 libros mas y que prefiere elegir muy bien los temas y prepararlos bien, una elección que se debe a sí mismo mas que a sus lectores.
    Creo que esto define al autor, prefiere seguir su propio camino narrativo que hacer caso a los lectores y hacer una serie fácil al estilo de Flashman o Sharpe que no son mas que estirar el éxito ad nauseam. Sigo pensando que “El Asedio” no es una novela redonda porque quiere abarcar demasiado y no resuelve bien la trama detectivesca pero es admirable la ambición literaria y el respeto a sí mismo por encima del éxito de ventas.

  12. ¡Ha vuelto a hacerlo!
    ¡Ha vuelto a conseguir que me lea un tocho de 725 páginas obsesivamente en tres días y medio y me lo pase como un chavalín en un parque de atracciones!
    Desde el pasado lunes en lo único que pensaba al atrapar al vuelo un pedazo de tiempo libre era en volver a pillar el libro y darle leña al mono, que es de goma, para progresar en las vidas de unos personajes que el talento de Reverte convierte en seres de carne y hueso, tan vivos como si viéramos una película, o mejor aún, como si de repente nos asomáramos a una ventana y apareciéramos en mitad del Cádiz sitiado y bombardeado como mejor pueden por los franceses durante la que siempre me explicaron como Guerra de la Independencia y no me sale de los cojones llamar de otro modo a estas alturas, que ya va siendo uno demasiado mayor para seguir la veleta de las modas o las manías ajenas.
    Arturo Pérez Reverte es muy grande.
    Mientras nos mete de lleno en la historia, su historia, y en la Historia, la de los españoles, esto es, la Historia de España, con sus tradicionales luces y sombras habitadas por héroes que lo son pero no se tiran flores y por miserables que buscan acaparar todas las flores del mundo, demuestra que los acontecimientos del pasado son siempre un buen recuerdo para lo que ocurre en nuestro presente.
    Vamos que su novela es histórica, pero sus temas son de los de ahora mismo, de los que pueden aplicarse a lo que ocurre a la vuelta de la esquina. Un ejemplo: “Entre el resto de los uniformes destaca la nota colorida de los oficiales de Voluntarios, recargados de bordados y cordones en proporción inversa a su proximidad al frente de batalla”.
    ¿Les suena lo de los bordados y cordones en proporción inversa al frente de batalla? ¿Les suena lo del adorno y el oropel?
    Luego está la habilidad para mezclar en la misma novela elementos de distintos géneros. Pérez Reverte no nos da una novela, sino cuatro o cinco, un relato histórico, un relato policíaco, una novela de aventuras, una peripecia bélica…, y un relato romántico ejemplar, de los que te crees a pies juntillas, sin moñadas ni babas de cara a la galería, con una mujer fatal y un desenlace que se queda clavado en la memoria para los restos y le otorga a todo el conjunto un aire de novela negra impecable, elegante y valiente.
    Entre otras muchas cosas, en una galería de personajes todos ellos tan vivos que uno acaba por cobrarles cierto afecto, aunque sean unos hijos de perra, nos encontramos una definición digna del mejor relato policial que es al mismo tiempo la mejor definición de uno de sus personajes:
    “No se trata de que el mundo esté lleno de inocentes, sino de lo contrario: está poblado por individuos capaces, todos ellos, de lo peor. El problema básico de todo buen policía es atribuir a sus semejantes el grado exacto de maldad, o de responsabilidad en el mal causado o causable, que les corresponde. Esa, y no otra, es la justicia. La que Rogelio Tizón entiende como tal. Cargar a cada ser humano con su cuota específica de culpa y hacérsela pagar, si es posible. Despiadadamente”.
    Junto al comisarió Tizón encontramos también a Felipe Mojarra, salinero y escopetero en la guerra contra los franceases, que es un ejemplo de personaje verosímil en el relato de aventuras y uno de los hijos más logrados de las ficciones del autor:
    “En uno de los botes, estrechado entre sus compañeros, Mojarra siente que el aire huele a azufre como para vomitar, pero él hace mucho tiempo que no vomita”.
    No me extraña que Pérez Reverte diga que todas sus novelas conducen hasta ésta. Toda su vida, incluyendo su experiencia como reportero y su relación con el mar, conducen a este paseo épico por las calles del Cádiz sitiado.
    El asedio nos mete en una trama digna de la mejor historia sobre Jack el Destripador y además nos deja un héroe esencial para explicarnos muchas cosas sobre cómo nos encontramos y coexistimos, o más bien chocamos, los hombres con las mujeres, y viceversa: el capitán Lobo.
    Tiene sin embargo una pega esta novela: se acaba, y te deja con el mono. Recomiendo ir buscando relevo de libro antes de acabarla.
    Aunque tampoco vamos a llorar. Esto no va de lágrimas ni de babas. Esto va de gente de verdad, aunque sean personajes de ficción (temo que tal como van las cosas, el día menos pensado toda la gente de verdad esté en los libros y los que nos quedemos en el mundo real seamos títeres, peluches, cromos de personas venidas a menos por cojear de moral y de agallas para decir lo que pensamos, por dejarnos atrapar por el vicio del adorno y la cumplimentación de las modas, por pensar que todo vale, o que en todo caso el asunto no va con nosotros…).
    Como dice Felipe Mojarra: “Lás lágrimas hay que guardarlas para los entierros, y la vida hay que buscarla allí donde lo dejan a uno”.
    No es mala sentencia para seguir dando bocados a nuestra existencia.

  13. Récemment, dans un mail collectif aux membres d’une association, un ami français recommandait Le Peintre de batailles, un bouquin de l’écrivain espagnol Arturo Pérez-Reverte. Cet ami a bon goût, et sa recommandation est pour le moins judicieuse.

    Aujourd’hui âgé de 58 ans, Don Arturo est l’écrivain espagnol contemporain le plus célèbre et le plus lu. Chacun de ses livres est un best-seller. Il a été traduit en de nombreuses langues, en français notamment. Il est membre de la Real Academia Española, l’homologue castillan de nos Immortels. Quelques titres, qui vont évidemment rappeler quelque chose à la plupart de mes lecteurs : Le Club Dumas, Le Maître d’escrime, La Reine du Sud (fabuleux roman, à lire absolument), La Peau de tambour (à mon humble avis ce n’est pas le meilleur livre d’Arturo), Le Cimetière des bateaux sans nom (extraordinaire, merveilleux !), et bien sûr Le Peintre de batailles déjà cité.

    Mais surtout j’envie les lecteurs qui n’ont pas encore découvert la saga du Capitaine Alatriste, une magnifique épopée qui court sur six romans. Ceux qui ont vu le film devraient maintenant lire la série, entièrement traduite en français, je suis certain qu’ils me remercieront jusqu’à la fin de leurs jours.

    Arturo Pérez-Reverte

    Malheureusement, et c’est bien étrange, certains de ses livres n’existent pas en français, à ma connaissance : La Sombra del águila (l’ombre de l’aigle), Territorio comanche, Cabo Trafalgar, etc. Non plus que son dernier bouquin, pas encore traduit, mais qui en ce moment cartonne dans les librairies espagnoles : El Asedio (le siège), roman dont l’intrigue se situe à Cadix (1) en 1811 pendant le siège de cette ville andalouse par les troupes de Napoléon. D’ailleurs, puisque je cite l’Empereur, gloire à Sa mémoire, je veux relever que Reverte ne manifeste jamais dans ses romans historiques et autres un sentiment anti-français qui serait désagréable pour nous. Il sait au contraire faire la part des choses, contrairement à certains auteurs anglais.

    Une des grandes qualités de cet auteur, outre la verve épique de sa plume, réside dans la richesse documentaire de son œuvre. Selon lui, « l’imagination est le cancer de la rigueur historique ». Joliment dit, non ? Comme il l’a raconté lui-même, il est capable de perdre plus d’une semaine à vérifier un infime détail historique figurant au détour d’une de ses lignes. Ça me laisse rêveur !

    De plus, le personnage est fascinant : c’est un type amical, cordial, chaleureux, un vrai hidalgo, élégant et distingué, pas mal beau gosse, un brin grande gueule, très libre de parole, mais aux opinions pondérées, raisonnées, qui tranchent avec la fureur des oppositions internes en Espagne. Ce pays, plus de soixante-dix ans après la fin de sa terrible guerre civile (un million de morts…) voit toujours s’affronter deux partis farouchement irréconciliables qui sans cesse réécrivent l’histoire. Rien à voir avec nos guéguerres françaises entre majorité et opposition ; en Espagne, il suffirait, encore de nos jours, d’une étincelle un peu trop forte pour qu’ils recommencent à s’entretuer comme en 36. Dans ce contexte, Reverte tape allègrement sur les deux clans, ce qui ne lui attire pas que des amitiés, notamment du côté des soi-disant intellos gauchisants prêts à déterrer la Kalash des vieux combats perdus.

    Un exemple de ce que cet académicien est capable de dire, dans une interview récente : « Ce qui nous a manqué au XIXè siècle à nous Espagnols, c’est une guillotine comme les Français, elle nous aurait évité bien des malheurs dans la suite de notre histoire ! ». Ou encore, ce titre resté fameux d’un des ses articles (2) dans un grand hebdomadaire où il s’adressait aux hommes politiques espagnols, de droite et de gauche : « Permettez que je vous tutoie, bande d’imbéciles ! ». Ou encore, cet autre célèbre titre, « Cojones », pour un article savant dans lequel il décrivait les différentes acceptions de « ce mot très connu, utilisé fréquemment en référence aux attributs masculins ». Je vois mal un de nos Immortels oser écrire des trucs pareils !

    Un merveilleux écrivain, fier mais sympa, courageux, puissant et libre, à l’image de son pays.

    _____

Responder a Miguel J. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *