Desperta Ferro Contemporánea Nº43, Tannenberg 1914

En los meses iniciales de la Primera Guerra Mundial los frentes occidental y oriental corrieron suertes inversas para Alemania. En Bélgica y Francia, la sucesión de victorias se vio coronada por un revés en el Marne y el comienzo de la guerra estática. En el este, sin embargo, a una sucesión de contratiempos y reveses siguió una victoria aplastante. Un solo ejército, el Octavo Ejército de von Prittwitz, se veía amenazado en Prusia oriental por la ofensiva de dos Ejércitos rusos, el Primer Ejército de von Rennenkampf, que avanzaba desde el río Niemen, y el Segundo Ejército de Samsonov, que debía hacer otro tanto desde el río Narew, al sur.

La maniobra rusa recordaba mucho al refinado modo de hacer la guerra de Moltke el viejo: dos ejércitos que avanzaban en solitario para converger finalmente sobre el enemigo dondequiera que estuviese. El plan ruso tenía también reminiscencias de Federico el Grande, pues un ejército tenía por misión fijar al enemigo y el otro aparecer por el flanco para destruirlo.

Sobre el papel era una maniobra brillante, una aproximación concéntrica como la de las fuerzas de la Coalición en la batalla de Leipzig de 1813 contra Napoleón. Pero el nivel operacional había cambiado mucho desde la época del pequeño emperador. Los nuevos adelantos tecnológicos, el ferrocarril para el transporte de tropas, o la letalidad de las nuevas armas, como la ametralladora, exigían un gran trabajo de planificación y de ejecución. Todo debía funcionar como el mecanismo de un reloj o la operación no saldría, que fue de hecho lo que sucedió. Los ejércitos rusos acumularon retrasos en su avance y dieron un tiempo precioso de reacción al 8.º Ejército alemán. Este contaba con más vías de tren que los rusos y mantenía una posición central, lo que le permitía desplazar un gran contingente de tropas a cualquier parte con mucha mayor rapidez de lo que podían hacerlo los generales rusos.

Había otro elemento que jugaría igualmente un papel fundamental en la batalla: la idiosincrasia prusiana. Von Prittwitz no las tenía todas consigo. En inferioridad numérica y sin poder esperar recibir refuerzos en un plazo corto de tiempo, sus cuatro cuerpos de ejército eran el único obstáculo que separaba a los rusos de Alemania. Sin embargo, sus mandos estaban impregnados de esa agresividad tan característica del oficial prusiano. En este caso fue el díscolo general von François, comandante del I Cuerpo, integrado por tropas prusianas de élite. Los oficiales de estado mayor de Prittwitz habían planeado la destrucción del Primer Ejército ruso en Gumbinnen, pero no tuvieron en cuenta que otro general prusiano decidiese que tenía su propio plan.

Von François se puso al frente de su I Cuerpo e inició un avance sin órdenes hacia Stallupönen, en la frontera rusa. Allí se encontró con las vanguardias rusas del Primer Ejército. La batalla no había hecho más que comenzar. Vendrían grandes sorpresas, como la destitución de Prittwitz y su sustitución por Ludendorff, además de una serie de marchas forzadas y rápidos traslados en tren que hubiesen hecho las delicias de Moltke el Viejo y que se podrán seguir con minuciosidad en el presente número.

Rusia y Alemania. Dos imperios frente a frente por Matthias Strohn (University of Buckingham)

Planes de guerra y movilización por Holger Herwig (University of Calgary)

La batalla de Gumbinnen por Prit Buttar

Tradición contra progreso. La reforma del Ejército ruso por John W. Steinberg (Austin Peay State University)

La maniobra de Tannenberg por Bruce Menning (Center for Russian, East European & Eurasian Studies)

Victoria en los lagos Masurianos por Richard W. Harrison

El mito de Tannenberg por Michael Epkenhans (Militärgeschichtliches Forschungsamt der Bundeswehr)

Y además, introduciendo el n.º 44: Los piratas del sur de Filipinas por María Belén Bañas Llanos (Universidad de Extremadura)

 

  • SBN: 101059683
  • Editorial: Desperta Ferro Ediciones
  • Fecha de la edición: 2021
  • Lugar de la edición: Madrid. España
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 28 cm
  • Nº Pág.: 65
  • Idiomas: Español

 

Un pensamiento en “Desperta Ferro Contemporánea Nº43, Tannenberg 1914

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *