Desperta Ferro Antigua y Medieval: La expansión del islam. El califato omeya. VVAA

Estamos ante uno de esos procesos expansivos históricos que siempre sorprenden a propios y extraños por la dimensión de la extensión de sus conquistas como por el origen humilde de los conquistadores y su perduración a lo largo de los siglos pese a la fractura del sistema en un mosaico de estados y facciones hasta nuestros días. La expansión del Islam en el periodo de los Califas Omeyas es hacia oriente y hacia occidente, en resumidas cuentas hacia el mundo conocido.

Poco después de la muerte de Mahoma, tras la fitna o primera guerra civil en la que muere Alí, el yerno del profeta, surge una entidad política fuerte y situada más al norte, en territorio romanizado, que dará lugar al califato de Damasco y al primer califa Omeya en 661, materia que es objeto del primer artículo Muawiya y Alí. Las razones de un enfrentamiento. Es el comienzo de un periodo de consolidación y expansión del Islam que se aprovecha de diversos factores, como un imperio bizantino débil, una buena red de comunicaciones romanas y una fe que es capaz de aglutinar a las belicosas tribus nómadas de la península arábiga, los soldados de Alá, a los que el número les dedica un artículo propio.La expansión hacia occidente se realiza por la ruta más obvia: Egipto, Cirenaica y Mauritania, las antiguas provincias romanas del norte de África, y llevará más de setenta años plantarse en las riveras del río Guadalete para derrotar a los visigodos hispanos de Rodrigo. Las vicisitudes de este proceso expansivo se analizan el artículo La conquista omeya del Magreb.

La expansión islámica también fue hacia el norte y hacia el este, hacia Oriente Medio y Siria, y hacia Babilonia y Persia. La conquista llegó más allá aún, emulando los periplos de Alejandro: plantándose en las orillas de los ríos Oxo (Amur Daria) y Yaxartes (Sir Daria), coronando la cordillera del Hindu Kush y llegando finalmente a las orillas del Indo en los confines del mundo conocido. Una aventura sorprendente abordada en el artículo En el techo del mundo. La expansión a Oriente.

¿Qué había detrás de este gran proceso expansivo? Es obvio que no podía estar sustentado por el vacío institucional y, en efecto, el califato de Damasco suponía un verdadero estado, el estado Omeya, con un sistema político, instituciones y funcionarios que posibiliten el gobierno del territorio y los recursos y la perpetuación de la dinastía, un aspecto también tratado en el número con el artículo Los engranajes del poder.

Aunque parezca increíble y tras apenas noventa años de enorme impulso vital, los cimientos del estado se tambalearon con una tercera guerra civil que supuso el fin de la estirpe de los Omeyas a manos de los Abatidas en la batalla del Gran Zab.

Artículos incluídos en este número:

Muawiya y Alí, las razones de un enfrentamiento por Maribel Fierro (Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo-CCHS, CSIC)

La conquista omeya del Magreb por Jesús Lorenzo Jiménez (Universidad del País Vasco)

La oposición interna a los omeyas por Hannah-Lena Hagemann (Universität Hamburg)

Los engranajes del poder. Instituciones del califato omeya por Mehdy Shaddel

Guerreros de Alá. El ejército omeya por David Nicolle

En el techo del mundo. La expansión hacia Oriente por Robert Haug

Decadencia y caída del califato omeya por Xavier Ballestín (Universitat de Barcelona)

Introduciendo el n.º47, El mundo de Alejandro. La concepción geográfica griega en el siglo IV a.C. por Francisco Javier Gómez Espelosín (Universidad de Alcalá de Henares)

  • ISBN: 101017662
  • Editorial: Desperta Ferro Ediciones
  • Fecha de la edición: 2018
  • Lugar de la edición: Madrid. España
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 27 cm
  • Nº Pág.: 65
  • Idiomas: Español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *