Cradle Cruise, Lon Perry

CRADLE CRUISE. A Navy bluejacket remembers life aboard USS Trever during World War II”  De Lon Perry Dawson (Shipfitter 2/c)

“El término “Cradle Cruise” se refiere al alistamiento de un recluta de la US Navy cuando cuenta con menos de 18 años cuando se une, un periodo que se extiende hasta su vigésimo cumpleaños. Cuando Lon Dawson, un muchacho del Norte de Chicago, se une a la Marina en la primavera de 1941, poco podría saber él que la guerra estaba a la esquina. Cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor a finales de ese año, él tuvo que madurar y rápido. Cradle Cruise es el relato de las experiencias de Lon Dawson durante la IIGM como un bluejacket de la US Navy” (Sinopsis de la contraportada).

Como a la mayoría de los veteranos de guerra, sea su experiencia muy traumática o no, a Lon Dawson le apetece bien poco hablar de ello, pero cuando su nieto le pregunta “Abuelo, ¿tu qué hiciste en la Marina?”, se da cuenta de que esa parte de su vida no debería quedarse en el olvido aunque hayan transcurrido 50 años desde el fin del conflicto mundial y el momento en el que se pone a escribir.

En los primeros capítulos nos vamos a Chicago con un joven Dawson de 17 años que acaba de terminar sus estudios de secundario, y que es presionado por sus padres para que se busque un “trabajo de hombre”, algo que no parece ser fácil debido a la rama que eligió en el instituto. La única persona en la que encuentra consuelo y consejo es en su abuela, una persona muy importante para él y para el devenir de su inmediato futuro.

Lon solo encuentra trabajo, por el momento, pasando el mocho en una estación de servicio de un familiar. Es un trabajo, un comienzo para ganar algo de dinero para sentirse independiente, pero no es un plan de futuro. Mas no sabe qué hacer hasta que se topa en el tranvía con un póster del Tío Sam “instándole” a que se aliste en el Ejército y le convence.

Esta elección parece no gustar mucho a la familia, pero su abuela le echa un cabo.

Si se quería alistar al Ejército, ¿qué hace luego en la Marina? Pues cuando iba de camino a una oficina de reclutamiento, se encuentra con un conocido de su misma edad y le “lava el cerebro” de que se vaya con él a la Marina. Ese conocido también iba el mismo día a dar su confirmación de reclutamiento. Lon cambia de idea e, ¿ironías de la vida?, él logra superar el examen, pero su amigo es declarado inhábil para el servicio por razones médicas. Todo un batacazo para éste último, ya que al propio Lon no parece importarle mucho

Así, Lon acaba con sus huesos en la Estación Naval de los Grandes Lagos donde descubre una Marina “chapada a la antigua”, con suboficiales gruñones que mascan improperios decimonónicos y en la que se duerme en coys de forma muy precaria e, incluso, a varios metros de altura.

En estos capítulos vemos someramente la vida del recluta en barracones. Hasta le gusta el chow. Disciplina, estudio, etc., durante las dos semanas de “cuarentena” hasta que obtienen el franco para visitar la cercana ciudad de Waukegan, no sin antes recibir una confusa charla por parte de un oficial: “Ponte una bota sobre él”. ¿Qué era eso? Usar el kit profiláctico, el preservativo y dejar de ir aumentando la población de dicha localidad de forma poco decorosa.

Lon está muy interesado en maquinaria y cadenas de montaje y reparación, así que se hace metalsmith asistiendo, mediante convenio con la Marina, a la fábrica de Ford para aprender un oficio “de hombres”.

Para adelantar la cosa, lo destinan a San Diego en Diciembre de 1941 y ya sabéis qué pasó por esas fechas. La semana después al ataque, es llevado a Pearl Harbor y se encuentra con todo el “fregao”. Aquí es donde comienza su aventura real a bordo del minador DMS Trever (ex – destructor “cubierta corrida”), directo al Pacífico.

Sería difícil hablar de todo, pero destacaría algunos puntos en su narración por la información y dramatismo que aporta y, ¿por qué no?, humor en algunos momentos:

  • El encuentro con unidades enemigas en el canal de Ngella (entre Guadalcanal y Florida) y la posterior recogida de náufragos japoneses. Esto último impresiona mucho a Lon porque no querían que los rescatasen los americanos, y hubo que hasta abrir fuego en algunas ocasiones ante su negativa armada a ser recogidos. Se pregunta qué les habrían contado a esos hombres para mostrarse así. Quizás lo mismo que a él de los japos. La respuesta a sus temores la encontraría en el recibimiento que les dispensaron a bordo de un transporte de ataque al que fueron transferidos los prisioneros horas después.
  • En el primer permiso de varios días que obtiene mientras cumple en el Pacífico, vuelve a Chicago y hasta es invitado a hablar de su vida en la Marina y sobre Pearl Harbor en el instituto. En las siguientes ocasiones en las que visita su ciudad, se da cuenta de que la gente se ha habituado a la “rutina de la guerra”.
  • Cuando está en Australia se mete en demasiados líos muy pronto, pero se busca hasta novia.
  • La ceremonia del Paso de Ecuador.
  • Su boda con una chica de Chicago por la que sentía algo especial. En las fotos salía con su pendiente, al mas puro estilo Corto Maltés para desesperación de su mujer cuando se dio cuenta. Por suerte, como dice él, cuando se percató del detalle ya estaba a miles de millas de distancia de casa.

Son muchas cosas que cuenta y otras tantas que oculta a posta a través de un lenguaje sencillo, plagado de términos y jerga marinera propios a la US Navy (acompañados de definición), en el que no abusa de los malditos “phrasal verbs” que tan de cabeza nos trae, aunque tienes que tirar, a veces, demasiado del diccionario en algunos capítulos, sobre todo en los últimos compases; pero es claramente entendible por todo aquel que tenga un nivel de inglés medio-alto de lectura. Eso sí, no es un camino de rosas.

Originariamente se escribió y se editó para los conocidos de Lon Dawson, en una tirada de 100 ejemplares, hasta que WIND ROSE BOOKS se hace con los derechos de publicación para suerte mía.

Es una crónica agradable y desde dentro, personal, pero no demasiado intimista. Los capítulos son cortos e invitan a seguir leyendo gracias al tipo de letra.

Es un libro interesante para aquel que quiera leer sobre la Guerra del Pacífico desde los ojos de un muchacho. No es el único libro sobre este tipo que podréis encontrar en Amazon, pero es el que más me atrajo en un primer momento por su calidad, introducción, contenido y precio. Interesante aunque me hubiera gustado que no se hubiese dejado atrás tantos detalles. Sus razones tendrá.

Idioma: Inglés

ISBN: 978-1-880954-07-02

Editorial: WIND ROSE BOOKS, Chicago (Illinois). 22 de Junio de 2010.

Páginas: 347, glosario incluido.

3 pensamientos en “Cradle Cruise, Lon Perry

  1. Es muy loable que se recojan en libros como este el testimonio de los hombres que lucharon en la 2GM.
    Una vez se hayan ido sus recuerdos seguirán vivos para recordarnos el horror de la guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *