Cobra, Frederick Forsyth

“La buena información es vital, la desinformación accidental lamentable, pero la desinformación premeditada es letal” (Paul Deveraux,”Cobra”)

La muerte por sobredosis del nieto de 15 años de una de las camareras de la Casa Blanca es el desencadenante de que el Comandante en Jefe de los Estados Unidos de América apruebe, sin limitaciones, la mayor operación de la historia contra el narcotráfico. En el punto de mira está acabar con el comercio de la cocaína, su industria, y sus responsables:la Hermandad, una unión de los carteles de Colombia bajo el mando de Don Diego Estebán.

Cobra, nombre en clave de Paul Devereaux, un arabista experto,un veterano, un “dinosaurio” que vivió la Guerra Fría en las tres divisiones principales de la CIA:Operaciones,Inteligencia y Contrainteligencia,y que llegó a ser Jefe de Operaciones Especiales, puesto en el que intentó cazar por todos los medios a Osama Bin Laden.Sus “por todos los medios” es lo que le costó el cese.

Cese que llega a su fin cuando el presidente de los Estados Unidos de América lo pone al frente de la mayor operación para acabar con el tráfico de cocaína. Dos mil millones de presupuesto, sin preguntas, con dos satélites tanto de localización como de inhibición de cualquier tipo de señal, los SEAL y las SBS (dos de las fuerzas de especiales de marina más resolutivas del mundo), un caza reconvertido, un Little Bird, Carl Dexter “Vengador”, y por encima de todas:la orden presidencial de elevar la cocaína a situación de Amenaza Terrorista.

No he leído ni Chacal ni Los perros de la guerra, dos de las novelas más destacadas de Forsyth, pero sí que he leído El Guía, El Manipulador y la que hoy os reseño,y ninguna me ha defraudado. Novela trepidante, rigurosa en su imaginario plan para acabar con la cocaína, y con un final espectacular.

A pesar de los años, Forsyth sigue en forma y cualquier novela suya, aunque no sea una obra maestra, supera con creces a la multitud de novelas mediocres que inundan las librerías con la vitola de best sellers.

A destacar el homenaje de Forsyth al Seal Neil Roberts, el cuál en una incursión en el norte de Afganistán, allá por el 2001 dentro de la Operación Anaconda, cayó después de un ataque al helicoptero Chinook en el que viajaba, y a pesar de quedarse sólo con una pistola, cuchillo y varias granadas, luchó hasta el final,  destruyendo un nido de ametralladoras con el fin de proteger el helicoptero , y sacrificando así su vida al descubrir su posición. Dicen que murió con su cuchillo de combate en la mano.

DATOS DEL LIBRO

  • 15.0×23.0cm.
  • Nº de páginas: 384 págs.
  • Editorial: PLAZA & JANES EDITORES
  • Lengua: CASTELLANO
  • Encuadernación: Tapa dura
  • ISBN: 9788401390883
  • Año edicón: 2010
  • Plaza de edición: BARCELONA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *