La Escuadra del almirante Cervera, Alberto Risco

Obra profusamente comentada, es una síntesis excelente de los hechos que marcaron el devenir de la España del s. XX, tras una despedida sangrienta a la centuria anterior y al Imperio
El Desastre del ’98 supuso un quebranto en la sociedad e Historia de España. Un hito que se restringe práctica y erróneamente a una única fecha: el 3 de julio de 1898, cuando seis buques de guerra de la Escuadra del almirante Pascual Cervera son cazados como ratones a la salida de su madriguera por alrededor de ciento veinte gatos salvajes y hambrientos, de garras afiladísimas. Un hecho heroico y suicida. Una acción militar que recibió calificativos de todo tipo, más o menos elogiosos y otros tantos peyorativos. Entre estos últimos destacarían aquellos nacidos del magín de los que vieron la contienda desde el otro lado de la barrera de un periódico que transmitiera las noticias recibidas por telegrama y escuchadas por entre los sillones del Congreso; y es que la salida del puerto de Santiago de Cuba, a pleno sol, pasadas las 0930 horas de aquella mañana de julio, obedeció a la necesidad de acallar las constantes críticas de una opinión pública exacerbada que puso al buen almirante y a todos sus hombres a caer de un guindo. También estaba el hecho de la predecible y pronta capitulación de la plaza (que dataría del 17 del mismo mes, cuando las guarniciones contaban con munición suficiente para aguantar un solo día más de combate; guarniciones que, como el Ejército español de Oriente en pleno, mostraron su disconformidad ante semejante «bajada de pantalones»), lo que podría conllevar la deshonrosa captura por el enemigo de la escuadra completa e intacta.

Sigue leyendo

¡Submarino…!, Edward L. Beach

Qué mejor lectura para el verano que un buen libro de Submarinos!!. De los submarinos americanos en el Pacífico. De sus increibles hazañas y aventuras, muchas de ellas tan arriesgadas que resultaban mortales para sus protagonistas. Hay infinidad de libros, documentales, películas, historias y todo tipo de historiografía sobre los famosos U-Boot y sus cazas de lobos, sin embargo hay otra parte bajo el agua, bajo las aguas del Pacífico donde se utilizó el arma submarina con gran éxito y donde los hombres que las dirigían protagonizaron increibles batallas e incursiones para inflingir el máximo daño al enemigo. Sigue leyendo

La aventura antártica del Endurance, F.A. Worsley

Hay situaciones increíbles, situaciones límites en que el ser humano es capaz de adaptarse y sobrevivir con lo mínimo contra los elementos en las condiciones más extremas y ante las adversidades. Muchas veces hemos hablado de estas situaciones en épocas de guerra, en medio de una trinchera, en la carlinga de un caza o en un claustofóbico submarino pero para verse en estas situaciones extremas de vidas heróicas no hace falta estar en una guerra; hay otro tipo de hombres, hechos de otra madera que están dispuestos a todo por un sueño, son las almas inquietas de los grandes exploradores y aventureros. Sigue leyendo

Operaciones Especiales de la Segunda Guerra Mundial, Manuel J. Prieto

La lucha tras las líneas enemigas

Hoy en día tenemos bastante interiorizado lo que en terminología militar se conoce como “Black Ops”, ya sea por ser el título de un famoso juego de video consola o por las innumerables películas que hemos visto a lo largo de los últimos años de Operaciones Especiales, desde los 12 del patíbulo pasando por Navarone y por supuesto en guerras actuales, desde Vietnam a Afganistán e Irak. Pero como todo en la vida, cada cosa tiene su comienzo, su nacimiento con sus errores y desarrollo al más puro estilo “ensayo-error”, aunque aquí los errores se pagan con la muerte o el más cruel de los cautiverios. El comienzo de las Operaciones Especiales tal y como lo conocemos hoy en día se gestó y desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial. Sigue leyendo

La guerra naval en el Pacífico, Luís de la Sierra

“Desde que en diciembre de 1941 la escuadra y la aviación japonesas atacaran a una gran concentración de buques norteamericanos en Pearl Harbor, se inició una de las batallas aeronavales más largas y cruentas de la Historia de la que no encontraremos ningún precedente.

El océano Pacífico tiene una extensión superior a todos los demás océanos y mares juntos. Hay en él grandes fosas y miles de islas. Los volcanes en erupción y los maremotos son elementos característicos de un inmenso océano en el que las distancias son sobrecogedoras. Y fue en este extraordinario marco donde se libraron tantas y tan destructivas batallas de las que un experto tan documentado y sagaz como Luís de la Sierra nos da puntual y detallada información. El enfrentamiento entre americanos y japoneses tenía un dilatado frente naval, puesto que entre ambos países no había fronteras para que se enfrentaran los ejércitos. El potencial norteamericano era muy alto: más de cien portaaviones y unos cien mil aviones de combate, aparte la superioridad tecnológica, como los equipos de radar. Sin embargo, la resistencia, las ofensivas y los contraataques japoneses fueron constantes y en ellos demostraron su moral de victoria y su bravura, a veces suicida, como en el caso de los kamikaze. Sigue leyendo

Bajo diez banderas, B Rogge y W. Frank

La odisea del Atlantis

Todo el Arte de la Guerra se basa en el engaño. El supremo Arte de la Guerra es someter al enemigo sin luchar.” Sun Tzu

Podríamos decir que el Capitán de navío Bernhard Rogge consiguió aplicar estas máximas literalmente durante su raid con su crucero auxiliar Atlantis, o más bien  el denominado buque 16,  dentro de los términos usados por la Marina de Guerra Alemana. Durante más de 600 días de crucero, el Atlantis hundió o capturó 22 barcos mercantes con un tonelaje aproximado  de 145.960 Tn. Finalmente fue hundido por el crucero pesado HMS Devonshire el 22 de Noviembre de 1941. Todo esto así resumido no trasmite realmente las hazañas y aventuras que este desvalido barco mercante realizó en su correrías. Mamparas, cajas, lonas y un sinfín de artilugios servían para cubrir los 6 cañones de 15,5cm, el cañón de 75mm en la proa, los 2 cañones gemelos de 37mm y los 4 antiaéreos de 20mm con los que fue armado. También le instalaron 4 tubos lanza torpedos y fue provisto de una catapulta con 2 aviones Heinkel He 114B. Todo esto quedaba perfectamente camuflado a la vista de los otros barcos, dentro de los preparativos se disponían de disfraces, utensilios y hasta costumbres de la nacionalidad supuesta bajo la que navegaba el corsario. Sigue leyendo

Los cruceros del Kaiser, Luís López Palancar

Sabía, o intuía más bien, que Luís López Palancar no me iba a decepcionar. Cierto es que dejó el listón muy alto con su obra sobre el Bismarck, increíble obra, no me canso de repetirlo. Pero aun así, aun habiendo dejado el nivel muy alto, esta travesía por los siete mares con los Cruceros del Kaiser ha vuelto a sorprenderme. Lejos de encontrar las mismas historias sobre la Gran Guerra, como una vez más la batalla de Jutlania, el bloqueo al tráfico o la guerra submarina, entramos en una dinámica aventurera, la del espíritu del Emden, resurgido de sus cenizas gracias a la acción de Novilis y del que tanto hablamos en su día. Sigue leyendo

Tiburones de Acero, VV.AA.

Autores: J. Ángel del Río Pellón, Luis Miguel Pérez Adán

La guerra submarina en el Levante español (1914-1918)

“…puesto que Inglaterra actúa sin el menor respeto por el derecho internacional… Debemos emplear el submarino y hacerlo según su naturaleza… un submarino no puede respetar la tripulación de un buque; debe sepultarla con el barco”

Almirante Ingenohl

En 1914, el control de los mares pertenecía a Gran Bretaña y por tanto se permitía “hacer y deshacer” en los mares y océanos del Planeta a su antojo, como tal, emplearía la estrategia de bloquear maritimamente a su enemigo: Alemania. Sigue leyendo

El Glorioso, Agustín Pacheco Fernández

La epopeya del San Ignacio de Loyola, más conocido por “El Glorioso”, es una historia que tenía que ser contada. Porque es una historia épica, llena de heroicidad, honor, valor, astucia, … durante varios combates librados en una abrumadora inferioridad numérica. Si hubiera sido anglosajón ya tendría su superproducción cinematográfica al estilo de “Master and Commander”. Y es que es importante que se vayan dando a conocer las gestas de nuestra Armada, que no son pocas, y que injustamente han sido o siguen siendo olvidadas; o lo que es peor, damos por buenas las versiones aportadas por nuestros contrincantes. Lo curioso en este caso es que haya tenido que ser un capitán del Ejército de Tierra el que haya acometido este proyecto, pero bueno, este dato es simple anécdota porque el resultado es igualmente bueno. Y es curioso también que haya sido un reto lanzado en su día por Arturo Pérez-Reverte y un almirante al excelente pintor Augusto Ferrer Dalmau para que pintara “El Glorioso”. Y a raiz de su aceptación es cuando a Agustín Pacheco se le enciende la lucecita para escribir esta hazaña. Todo bastante rocambolesco. Sigue leyendo

Trafalgar, Victor San Juan

 

Trafalgar: Tres armas en combate

Es más que probable que Trafalgar, junto a Lepanto – una de arena y otra de cal –  sea una de las batallas navales más conocidas por los ciudadanos a pesar de que traiga el sabor amargo de la derrota, aunque, eso sí,  una derrota honrosa. También suele tildarse este innecesario enfrentamiento naval como “decisivo” en el más amplio sentido de la palabra; desde luego fue determinante para que Gran Bretaña a partir de entonces, y gracias a múltiples circunstancias, se convirtiera –ahora sí, que no antes- en “la soberana indiscutible de los mares”. Pero Francia y, sobre todo, España decaerían por otras circunstancias menos acuáticas… Sigue leyendo