Capitán de fortuna, Elías Meana

Es ésta una historia de naufragios, pero también una historia de aventuras, en mar y  tierra. De cómo salir adelante en la adversidad, de cómo cuando parece que todo se viene abajo, hay una puerta que se abre, si sabemos buscarla.

Comienza la narración cuando un bergantín español, el Charrancito, hacia el sexto año del siglo XIX, se acerca al finisterre americano del sur, la Tierra de Fuego. En la duda por cuál de los varios caminos para doblar la punta más austral de América, famosa por sus aguas inquietas y sus temporales, eligen -quizá- el equivocado. Se produce un naufragio y los supervivientes, perdido el capitán, se refugian en la desconocida y desolada costa fueguina. El primer piloto, José Luis Garcinuño, ahora capitán de fortuna, toma el mando y se prepara para sobrevivir y ver el modo de sacar de allí a  tripulantes y pasajeros. A partir de ese momento suceden toda una serie de acontecimientos, que el autor irá contándonos.

Previamente, y a modo de presentación del protagonista, éste recuerda su anterior naufragio, con la goleta Aurora en aguas del Pacífico, y lo que en una isla dejó enterrado.  El resto de la historia trata de cómo sobreviven, cómo toman contacto con fueguinos yahganes, los indicios de un naufragio reciente y la esperanza de encontrar los restos o el barco. Para aderezar un tanto el guiso literario, entre los personajes hay dos mujeres (dama y dueña) y posteriormente, un bebé huérfano. Las dudas, reflexiones y decisiones del capitán José Luis en su terrible responsabilidad de sacar de allí al máximo posible de supervivientes, la soledad del mando, la ausencia de los amigos en los que confiaba, hacen más dramática la situación, aunque el antiguo piloto encuentra apoyo en el nostramo Abundio, Fulgencio el carpintero, los marineros Alonso, Oxidao, Tano… y en los pasajeros, Don Agustín, el empresario y un militar, Don Wenceslao, esposo de la dama Doña Alba.

El autor nos lo cuenta en un lenguaje muy llano, en algunos momentos quizás demasiado llano, ya que aparca los tratamientos y las formalidades que se esperarían en esa época, concentrándose en la pura acción, casi un reportaje, dejando difusa la caracterización de los personajes. Sin embargo, la acción, los movimientos del barco, la descripción de temporales y maniobras marineras, todo ello está muy bien dosificado, con un buen ritmo, que mantiene perfectamente la atención. Las descripciones del lugar, clima y paisaje, son certeras, detalladas, y percibimos la desolación a la vez que la sublime belleza de aquellos parajes. No en balde el autor ha viajado y vivido largas temporadas en la Antártida. El encuentro con la ballena y ballenato nos tiene en vilo, así como el descubrimiento del habitáculo de los otros náufragos, y el primer contacto con los indígenas.  En suma, una narración muy atractiva, si bien algo desatendida en la forma literaria, que se compensa con lo emocionante de las aventuras que seguimos con verdadero interés y atención. Y como final, una brillante expectativa de futuro, una ventana que se abre dejando que el lector imagine a su gusto.

Elías Meana, (Salamanca, 1946) marino, investigador, expedicionario en la Antártida,…y, last but not least, escritor. No sé si por este orden. Ha publicado las novelas María la Bonita (premio Nostromo), Ganando Barlovento, Capitán de Fortuna, Entre dos banderas, El Piloto Azul, ¡Intrusos!Aventura en el Mar Helado. Y el libro técnico Manual práctico del sistema mundial de socorro y seguridad Marítima.

Agosto 2011

FICHA TÉCNICA:
Título: Capitán de fortuna
Autor: Elías Meana Díaz
Editorial: Noray
Año edición: Noviembre 2002
ISBN: 8474861276
Págs.: 335

A continuación publicamos una entrevista que amablemente ha contestado el autor a las preguntas de Ariodante:

ENTREVISTA ELÍAS MEANA DÍAZ,

Elías Meana (Salamanca, 1946) es marino y escritor.  Cursó estudios en la Facultad de Náutica de Barcelona y ejerció la profesión de marino durante siete años, tras los cuales se incorporó al Servicio Marítimo de una importante empresa de telecomunicaciones. En 1983, y a bordo de la goleta Idus de Marzo, participó como tripulante en la primera expedición española a la Antártida. Más adelante, formó parte del equipo técnico que en 1986 construyó la base antártica Juan Carlos I, y al año siguiente fue nombrado jefe de la misma. Durante varios años siguió colaborando en tareas logísticas en el Programa Nacional Antártico.

Ha publicado las novelas María la Bonita (premio Nostromo), Ganando Barlovento, Capitán de Fortuna, Entre dos banderas, El Piloto Azul, ¡Intrusos! Y Aventura en el Mar Helado. Y el libro técnico Manual práctico del sistema mundial de socorro y seguridad Marítima.

  1. ¿Qué se considera más, escritor o marino? ¿Por qué?
  2. EM: Soy un marino al que le encanta escribir de la mar y de su gente, y es una vocación que he tenido desde que era niño.

  3. ¿Qué le decidió a escribir?
  4. EM: La escasa literatura que de este género había hasta hace pocos años en España, y el hartazgo de que autores extranjeros, fundamentalmente anglosajones, injurien con sus novelas la gran historia marítima de España, y a los hombres que la protagonizaron.

  5. ¿Le ha servido su experiencia en la Antártida para describir la Tierra de Fuego en Capitán de Fortuna?.
  6. EM: ¡Si!: en cada una de las cinco campañas antárticas en las que participé, recorrer la Tierra del Fuego, era el premio que los expedicionarios nos otorgábamos, al final de cada campaña, antes de regresar a casa.

  7. ¿Qué hay de real en esta narración? ¿Ha tomado como modelo algún suceso que conoció?
  8. EM: En el año 1765, el navío de registro “La Purísima Concepción de Escorruchea”, en viaje de Cádiz al Callao, vía el Cabo de Hornos, naufragó en Caleta Falsa, situada en el extremo Este de la Tierra del Fuego. En tres meses, los náufragos, construyeron una goleta ayudados por los indios haus, y reemprendieron el viaje. ¿Le vale como respuesta?

  9. Me vale. ¿Ha pensado alguna vez en buscar tesoros escondidos?.
  10. EM: ¡No!, pero me gustaría encontrar uno, aunque sin tratar de buscarlo, lo veo difícil.

  11. ¿Le hubiera gustado vivir en alguna época donde se navegase a vela?.
  12. EM: ¡Si!: cuando al océano Pacífico, se le conocía como el sobrenombre de “Lago Español”, mal que les pese a los autores aludidos anteriormente.

  13. ¿Cómo mira al mar? ¿Como amigo o enemigo? ¿Qué me dice de la atracción que genera?.
  14. EM: Lo miró con admiración y respeto, y de ahí, la atracción que me genera.

  15. La relación de José Luis con los fueguinos ¿hubiera sido posible? ¿Realmente eran tan pacíficos? ¿Se hubieran entendido?
  16. EM: Hasta donde yo sé, en general lo eran, lo que no quita, que si se sentían invadidos, atacaran al invasor. Cuando en 1769, James Cook, entró por primera vez en contacto con los fueguinos, quedó sorprendido de que conocieran algunas palabras del castellano. ¿Serían estos indios, los mismos que cuatro años atrás, habían ayudado a los náufragos de “La Purísima Concepción”?

  17. ¿No cree que en la novela se tratan demasiado llanamente? Me refiero a que apenas hay diferencias entre capitán y marinería, incluso se tratan de tú o de usted. ¿Ha preferido dejar al margen los tratamientos reales de la época?
  18. EM:No soy consciente de lo que me apunta; en mis novelas, siempre he tratado de reflejar en ellas el tratamiento jerárquico que a bordo de los barcos ha existido, adaptándolo al léxico actual.

  19. 10. ¿Se ha encontrado alguna vez con los restos de un naufragio en parajes alejados de la civilización?
  20. EM:Si, y en distintos lugares muy alejados unos de los otros; le citaré dos: en la playa de una bahía relativamente cercana a la base Antártica Española Juan Carlos I, hay muchos restos de barcos, algunos de ellos muy antiguos. En la Costa de los Esqueletos (Desierto de Namibia), frente a la que he navegado en más de una ocasión, hay un rosario ellos.

  21. 11.¿Qué cree que es destacable en los marinos de antaño, los descubridores de rutas? ¿La curiosidad, el valor…?
  22. EM: Su inquietud por ir más allá de lo conocido.

  23. 12. La relación con las mujeres está muy contenida en esta novela, casi se echa en falta un poco más de implicación ¿No quiso complicar la historia?
  24. EM: En asuntos de amores, a la hora de narrarlos, soy un tanto pusilánime; familia y amigos, no dejan de “pincharme” por esa cortedad.

  25. 13. La parte que narra el viaje de la Aurora resulta un tanto conradiana, ¿Le gusta Conrad?.
  26. EM: ¡Me encanta!, es uno de mis escritores favoritos, en lo que a la narrativa maritima se refiere, y supongo que, en ocasiones, influirá en mi escritura sin ser consciente de ello.

  27. 14. El tema de la novela hubiera dado para más, ¿Prefiere novelas más cortas o es casualidad?
  28. EM: Es casualidad: cuando comienzo una novela, nunca me planteo su “longitud”.

  29. 15. ¿Ha pensado escribir una segunda parte de Capitán de fortuna?
  30. EM: En cada una de mis novelas, al poco de poner el punto final, me ronda la idea de comenzar una segunda parte, pero me cuesta mucho escribir, y en esos momentos, estoy “agotado”.

Le agradecemos sus palabras y le deseamos éxito en las empresas que acometa, sean literarias o expedicionarias.

Ariodante

2 pensamientos en “Capitán de fortuna, Elías Meana

  1. Vaya, vaya, Ariodante, no dejas de sorprendernos,resulta que tenemos una reseña con sorpresa… Muchas gracias por la reseña y la entrevista.

    De Elías Meana disfruté mucho con la lectura de “Ganando barlovento” allá por el 2003 y todavía me vienen a la mente escenas y pasajes de la misma. Esta me la apunto.
    Me atrae también bastante “Entre dos banderas”.

    Me parecen encomiables las motivaciones que llevaron al Sr. Meana a escribir. ¿Qué siga haciéndolo, por favor!

  2. Pingback: Reseña y entrevista a Elías Meana en Novilis « El pañol del lector

Responder a Tasos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *