Capitán Conan, Roger Vercel

Todos, o casi todos, hemos leído en algún momento historias y aventuras de personajes aguerridos al campo de batalla, de protagonistas cuyo habitat natural es la guerra. Gente tanto de ficción como real, a todos nos sonarán nombres como Rambo, Steiner o Junger por ejemplo, arquetipos de hombres que solo saben hacer una cosa, dirigir un grupo de hombres en medio del caos a la caza y captura del enemigo, soldados de primera línea que no se lo piensan a la hora de lanzarse al ataque y que es su modo de vida, pero….

…,¿qué sucede cuando la guerra se acaba?, ¿se puede integrar un “guerrero” de este tipo a la sociedad civil?. He aquí otra visión de la guerra, otro punto de vista igual de duro y angustioso que las historias que nos han contado desde las trincheras.

En definitiva esta es la historia de esta gran novela, narrada en primera persona por el Teniente Andreé Norbert y basado en las experiencias del autor en la Gran Guerra y que nos cuenta desde este punto de vista más intimista y reflexivo el contrapunto de la personalidad de estos guerreros sin freno, en este caso el Capitán Conan.

La novela comienza con el anuncio del armisticio. Esto debería haber sido una gran alegría para estos soldados franceses que se encuentran en el frente Oriental. Esto debería ser una liberación y quizás la mejor noticia que podían recibir, sin embargo, les cae como una losa, les parece una auténtica desgracia. Con la mismas penurias que han estado sufriendo a lo largo de 5 años de la peor guerra que haya conocido la humanidad hasta la fecha. Del frío, el hambre, el fango y el lodo que durante todo este tiempo les ha ido acompañando, ahora hay que sumar la desmovilización, los traslados sin motivo de localidades, los toques de queda, el respeto a la población civil, el astío de la vida de cuartel.

Soldados como el Capitán Conan que ha conseguido hacerse respetar entre sus hombres, un auténtico líder y buscavidas que por ejemplo con unas latas de consevas vacías y una venda retorcida es capaz de hacer una chimenea y unas lámparas que den calidez a un trozo de una mugrienta trinchera, por ejemplo, o que en el campo de batalla es el ejemplo a seguir con el cuchillo entre los dientes con su pelotón de choque, ¿cómo puede ahora frenar en seco y acostumbrarse a una vida de respeto y ordenanzas?, obviamente no puede, su naturaleza se lo impide.

Y esta es la esencia del libro, el binomio formado por el soldado reflexivo y con sentido común (el Teniente Norbert) que intenta hacer todo lo posible por guardar las apariencias y acatar las órdenes en contraposición con su camarada Conan, insumiso por naturaleza, activo, impulsivo, incapaz de parar y aceptar que ahora ya no está en guerra. Una muy buena novela que aunque ambientada en la Primera Guerra Mundial creo que es extrapolable a cualquier otra época o conflicto, lo que más me ha llamado la atencíón es el nivel de detalle de las descripciones de todo lo que rodea la vida de estos soldados, absolutamente todo está descrito con un nivel de detalle que consigue trasmitir al lector su estado tanto físico como anímico, así por ejemplo, aunque ya no estén en guerra se sigue sufriendo por las condiciones lamentables, el barro, el hambre, el frío,…., están en paz pero las penurias no terminan con una declaración de armisticio.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788496829657
Colección:Cuadernos de la Trinchera
Nº Edición:1ª, Inédita.
Año de edición:2008
Plaza edición: BARCELONA

9 pensamientos en “Capitán Conan, Roger Vercel

  1. Javi me obligas a comprar el libro con tu reseña. Me fascina este tipo de personajes, esa gente “especial” que son los primeros, que no dudan, que son los mejores en las peores situaciones (en este caso 1ª Guerra Mundial), y que cuando vuelven a la cotidianidad se hunden en una vida que no estan preparados para afrontar.Por tu reseña se desprende que el Capitan Conan deja de ser leyenda cuando termnia la guerra y encima sobrevive a ella. Por cierto Javi corrigeme si me equivoco pero esta frase que me parece brutal, la cita el Capitan Conan en el libro. “son los hombres como los míos los que ganan las guerras.”
    Genial Javi, genial.

  2. Otra perspectiva sin duda de analizar el fenómeno de la guerra y todo lo que conlleva desde el punto de vista más humanista. No son solo batallas y campañas, tras la Primera Guerra Mundial quedaron abandonados a su suerte millones de personas enfermas y mutiladas inservibles para la nueva sociedad que amaneció tras la paz, pero esto mismo se puede atribuir a otros tiempos como los veteranos de Los Tercios españoles que una vez licenciados solo servían como espadachines a sueldo o el comienzo de la piratería por ejemplo, empezando sus andaduras veteranos marinos ingeleses, franceses, holandeses o españoles que en tiempos de paz no sabían a qué dedicarse y así hasta nuestros días con los veteranos del Vietnam o de hoy en día de Irak y los problemas de acogida en su propia nación.

  3. A colación de este tema y como muestra de la vigencia, el otro día leí una noticia sobre el cierre temporal de la base en USA, creo que era Virginia de la legendaria Div. Aerotransportada 101 por la cantidad de suicidios que se están produciendo por los soldados que tienen que regresar a Irak. Ahí es nada, y eso que es una guerra ganada y es el ejército más equipado y preparado del mundo, aunque esto no signifique que sean los mejores claro está.

  4. “-¿Te acuerdas de lo que te decía en Gorna? ¿Eso de que éramos como mucho tres mil los que habíamos ganado la guerra?… De esos tres mil, puede que encuentres alguna vez uno o dos, aquí o allá, en algún pueblucho…Miralos bien, Nobert: estarán como yo…”

  5. Esta historia se dio a conocer por una película de Bertrand Tavernier que hizo sobre ella, la película se hizo famosa porque ganó varios premios de cine y los críticos la pusieron muy bien. Al tiempo, la editorial Inédita sacó este libro que yo leí antes de ver la antedicha película. El libro es todo lo que dice Javi en su recensión, solo añadir que la acción sucede en Bulgaria en uno de los llamados frentes secundarios de la IWW como fueron Rumanía, Tesalónica, Irak o el Africa alemana. No es un libro de acción sino de reflexión acerca de los efectos secundarios de la guerra en las mentes obligadas a desmovilizarse después de 5 años de brutalidades legalmente consentidas “pour la patrie”.

  6. Pero el premio fue para el libro que recibió el premio Goncourt en 1934, la película es de 1996, ¿también fue premiada?. Yo creo que el premio de esta historia fue para el libro y aunque puede ser que hasta que no se hiciese la película no tomara relevancia el libro, creo que la peli no está galardonada.

  7. La película, realizada en 1996, fue dirigida por Bertrand Tavernier y protagonizada por Philippe Torreton (Capt. Conan) y Samuel Le Bihan (Tte. Norbert) fue Premio de la Fipresci del Festival de San Sebastián de 1997 y obtuvo dos premios César (Director para Tavernier y mejor actor para Torreton) en 1997. Fue nominada como mejor película del cine Europeo en 1997 (no ganó). Es una magnífica película que a mi me hizo comprar el libro cuando lo saco Inédita hace unos años.

  8. La verdad es que por muy buena que sea la película me alegro de haber leído antes el libro. Ahora tranquilamente buscaré el film y lo visualizaré, ya tengo curiosidad y gracias Vicent por la ampliación de la información sobre la película.

  9. El verano pesado estuve en el campo de batalla de Verdún y estuve recorriendo las trincheras, el Memorial de Verdún, el osario de Douaumont, la trinchera de las bayonetas y el fuerte de Douamont donde compré un par de libros, en francés, titulados “Le chemin des Dames” de Pierre Miquel y un libro fabuloso que editó el estado francés en 2006 para conmemorar el 90º aniversario de la batalla de Verdún y titulado “Les 300 jours de Verdún” en el que se narra la batalla día a día con profusión de imágenes e ilustraciones sobre el desarrollo táctico de la batalla. El de Pierre Miquel lo podría editar Inédita ya que la batalla de Le Chemin des Dames o del Aisne supuso la muerte de miles de franceses, la dimisión de Nivelle y la entrada de Pétain al mando del ejército francés tras una serie impresionante de deserciones masivas en el ejército francés.

Responder a Xavi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *