Banderas Olvidadas, Julio Albi de la Cuesta

Con motivo de la reedición de este título recuperamos esta reseña que realizó en 2012 nuestro colaborador Tasos sobre este libro, que en su día se encontraba descatalogado.

EL EJÉRCITO REALISTA EN AMÉRICA

“Cuando empezaron los movimientos emancipadores, si el dominio español hubiese dependido exclusivamente de las tropas peninsulares, se habría derrumbado en unos pocos meses, debido al retraso con que estas empezaron a llegar y su relativa escasez, para la extensión del teatro de operaciones. No fue así porque miles de americanos, de tambor a general, por muy diversas razones, combatieron bajo las banderas realistas contra sus propios compatriotas para defender la causa de Fernando VII.” (pág. 388)

No sé si será una exageración, puesto que no se cumplen ciertas condiciones, pero casi me atrevería a calificar de “clásica” la obra que hoy traemos a colación: Banderas olvidadas. Han transcurrido veintidós años desde que vio la luz allá por 1990 y, por aquel entonces, se trataba de un mirlo blanco pues poco o nada se había escrito de manera tan objetiva sobre los ejércitos realistas, sin contaminaciones del caduco nacionalismo romántico del siglo XIX que impregnó hasta los años sesenta de la vigésima centuria las investigaciones históricas de ambas orillas atlánticas. Sigue leyendo

Las Independencias en América, Manuel Chust Calero e Ivana Frasquet

LAS  INDEPENDENCIAS  EN  AMÉRICA

El tema de la Emancipación Americana ha producido desde hace dos siglos cientos y cientos de textos que en numerosas ocasiones han superado los límites de lo estrictamente historiográfico para derivarse hacia cuestiones socio-políticas, ideológicas, emocionales o meramente étnicas.

Y a pesar de ello todavía hay algunos necios y bastantes desinformados que piensan que las emancipaciones triunfaron a causa de oscuras maniobras “masónicas” y del pronunciamiento del General liberal Rafael del Riego. Pues no; el asunto es mucho más intrincado.

Nos adelantan los autores en la Introducción que a mediados del siglo XX existía una simplista visión maniquea de aquellos conflictos en los cuales se enfrentaban, según el prisma, “buenos y malos, americanos y gachupines”. Durante los años sesenta  el proceso de descolonización, la Revolución Cubana y las corrientes marxistas historiográficas plantearon una interpretación que oscilaba entre los términos “continuidad y revolución” para explicar aquellos hechos decimonónicos. Pero a partir de los años setenta la cuestión se enriqueció con nuevos enfoques como la historia regional y la sociología histórica, la “inevitabilidad” de la independencia, las estructuras económicas del XVIII y del XIX, etc. Sigue leyendo

Trafalgar y el conflicto naval anglo-español del siglo XVIII, Agustín Rodríguez González

“España es lo que es, y no lo que debiera ser; porque ha vivido y vive, ajena a la mar…”. Así de tajante es la afirmación de Mateo Mille en el prólogo de su Historia naval de la Gran Guerra 1914-1918, publicada por vez primera en 1935 y recién recuperada por Inédita. Desde luego yo no soy quién para refutar tal postura que creo que no va nada desencaminada, pero quizás sí hubo una época en la que España y sus gobernantes se alejaron bastante de esa actitud: el Siglo de las Luces. Se distanciaron progresivamente de esa tendencia, al menos, desde el reinado de Felipe V hasta el final del gobierno del buen Carlos III. (Posiblemente también ocurrió en esporádicas ocasiones a lo largo de los siglos XVI y XVII).

Pues bien, el libro reseñado es uno de los muchos que se publicaron allá por 2005 para conmemorar la batalla de Trafalgar, pero su peculiaridad radica en que no se trata de un monográfico sobre dicho enfrentamiento; su enjundia se halla en el subtítulo, esto es, el autor realiza un ameno y riguroso estudio sobre el devenir de la Real Armada a lo largo de todo el siglo XVIII, haciendo especial hincapié en el pulso que ésta y la Royal Navy mantuvieron durante esa centuria. Sigue leyendo

Tercios de España, VVAA

La Infantería Legendaria

No cabe duda de que los españoles aspiran al dominio universal, y que los únicos obstáculos que han encontrado hasta ahora son la distancia entre sus dominios y la escasez de gente.

 

Esta aparentemente resignada reflexión del Cardenal Richelieu a su Monarca, Luis XIII de Francia, surge a causa del adjetivo calificativo “católico” que añadían a sus títulos, bajo autorización pontificia, los reyes de España ya desde tiempos de Isabel y Fernando, pero el término no sólo aludía a la firmeza religiosa sino que implicaba la acepción de “universal” y ese significado molestaba e inquietaba bastante a las restantes potencias europeas. Sigue leyendo

Rincones de Historia Española, León Arsenal y Fernando Prado

Recuerden siempre que olvidamos; podría señalarse la expresión anterior como el lema o un posible subtítulo para el libro que nos ocupa hoy. La desmemoria sería el eje transversal que recorre toda la obra. Pero no se piense que los autores se refieren únicamente a una desatención hacia las gestas heroicas, que sí, que se contemplan, sino que también recuperan hechos merecedores de ese descuido por haber sido ignominiosos o deleznables, o incluso aluden a sucesos que han pasado casi totalmente inadvertidos por circunstancias varias y que serían dignos de las mayores alabanzas o vituperios. Por otra parte, se dan paradojas históricas en cuanto a que aquello que fue glorioso en una época determinada, con el transcurrir de los años y de las mentalidades, se ha convertido en algo despreciable y vil. Sigue leyendo

1762. La Habana inglesa, Guillermo Calleja Leal & Hugo O’Donnell

La toma de La Habana por los ingleses.

Es una desgracia que cambiásemos La Habana por Florida.

Sir Winston Churchill

Pues sí, La Habana, la principal base naval española en América, el principal astillero y arsenal de la Real Armada, uno de los mejores puertos del mundo con una capacidad para mil navíos, la gran abastecedora de víveres frescos y agua para toda nave surta en el puerto, la capital de la “Perla del Caribe”, una de “las llaves” del Imperio español en el Nuevo Mundo, la salida de la Flota del tesoro hacia España, la salvaguarda de La Florida y Apalache, la vigía de todo movimiento en el Seno Mexicano, la hostigadora del comercio británico… Sí, esa espléndida ciudad con casi 27.000 habitantes –sólo superada por Lima y México y ni alcanzada de lejos por Boston, Filadelfia o Nueva York-, la gran exportadora de azúcar, tabaco y cueros –sólo los impuestos derivados del tabaco llegaron a suponer, a veces, en torno a un 29% de los ingresos del Estado-… Sí, la hermosa y acogedora Habana estuvo en manos de la “Pérfida”. Sigue leyendo

A Far-Flung Gamble – Havana 1762, VVAA

Autor: David Greentree
Ilustradores: Donato Spedaliere & Giuseppe Rava

La expedición para capturar La Habana fue una de las más ambiciosas operaciones anfibias llevadas a cabo durante el siglo XVIII. Concebida con audacia y realizada con competencia, aseguró la ciudad para los británicos y sirvió como valiosa moneda de cambio en las negociaciones de paz del año siguiente. (Traducción, pág. 76)

Para hacerse una idea lo más precisa posible de un acontecimiento bélico, o de cualquier tipo,  parece siempre que lo más razonable es leer trabajos realizados desde diferentes puntos de vista. Tras leer en su momento 1762. La Habana inglesa, de Hugo O’Donnell y Calleja Leal, resultaba recomendable hacerse con alguna obra sobre el mismo asunto, aunque no poseyese la profundidad y extensión de aquella, para saber cómo se ven  las cosas desde “el otro lado de la colina”. En este caso he recurrido a A far-flung gamble, que se podría traducir como “Una apuesta muy arriesgada”. Sigue leyendo

La defensa de las Indias (1764-1799), Julio Albi de la Cuesta

Durante más de trescientos años, España defendió, con resultados positivos, sus posesiones en América frente a numerosos ataques procedentes del exterior y algunas   -pocas, según Madariaga- sublevaciones internas. Posiblemente, la segunda mitad del siglo XVIII es cuando estas agresiones revistieron mayor peligrosidad, por la calidad y la cantidad de los medios que en ellas se emplearon. La respuesta de la Corona a este incremento de la amenaza fue la elaboración, a partir de 1764, de un nuevo sistema defensivo que superaría con éxito las pruebas a las que fue sometido.

Y para corroborar la anterior afirmación el autor ofrece el siguiente botón de muestra;

(…) A fines del siglo XVIII la única potencia europea que conservaba en América prácticamente el mismo territorio que tenía al principio de la centuria era España. Ello a pesar de los esfuerzos de enemigos tan dispares como los rigurosos Granaderos británicos o los feroces apaches. (pág. 9) Sigue leyendo

Los Almogávares y la amenaza turca 1303-1312, Rubén Sáez Abad

Texto: Rubén Sáez Abad, Ilustraciones: Ángel García Pinto

¡La venganza de los catalanes te alcance! (Dicho aún vivo en las antiguas tierras bizantinas)

Quizá sea una remota sugestión mía o una traición del subconsciente, no lo sé, pero en ocasiones me ha dado la sensación de que cuando se estudia la historia de la España medieval en la Secundaria, de ahora y de antes, o cuando se leen obras poco profundas sobre el mismo asunto, el enfoque era o es eminentemente castellanocéntrico, como si la Corona de Aragón no hubiese sido más que una leve y apática comparsa. Sigue leyendo

Naciones de rebeldes, Manuel Lucena Giraldo

Las Revoluciones de independencia lationamericanas

La nación española después de dos años de una guerra sangrienta y arrebatada para defender su libertad e independencia está próxima a caer bajo el yugo tiránico de sus conquistadores franceses. Venezuela se ha declarado independiente no de la madre patria, no del soberano, sino de la Regencia, cuya legitimidad está en cuestión”. (pág. 92)

Junta de Caracas, 11 de mayo de 1810.

Que no quepa duda alguna. El proceso emancipador latinoamericano no representa una mera guerra de descolonización. Este hito histórico, minusvalorado o desconocido o empañado con frecuencia, se enmarcaría dentro de la lucha entre la moderna mentalidad liberal y el inmovilismo del Antiguo Régimen absolutista, esto es, encajaría a la perfección en el proceso que comienza en el último tercio del siglo XVIII con la revolución de las Trece Colonias angloamericanas y culminaría con las revoluciones liberales europeas postnapoleónicas. La interacción continental América-Europa-América-Europa resulta evidente. Sigue leyendo