Choque de Titanes, David M. Glantz y Jonathan House

David Glantz, es un historiador norteamericano nacido en 1942 que está considerado uno de los mayores especialistas en el frente del Este de la Segunda Guerra Mundial. En 1963 ingresó en el Ejército de Estados Unidos después de cursar estudios en el Instituto Militar de Virginia (donde había dado clases el célebre Stonewall Jackson). Sirvió en Vietnam en el cuerpo de artillería. A partir de 1969 siguió un programa de estudios del Ejército para convertirse en Soviet foreign area specialist, y luego sirvió como ayudante de la sección de inteligencia del estado mayor en el USAREUR (Mando en Europa). Al final de la Guerra Fría se convirtió en Director de Operaciones del Ejército Soviético en Fort Leawenworth (Kansas), uno de los centros de estudios operacionales más famosos del mundo (Ike enseñó allí antes de la guerra). Cuando se retiró del Ejército en 1993 participó en la fundación de The Journal of Slavic Military Studies, una publicación en la que Glantz es todavía editor jefe y que sirve para el estudio de los asuntos militares de los países del Este, especialmente de la antigua URSS. Sigue leyendo

Años de vértigo, Philip Blom

Eric Hobsbawm, el historiador marxista recientemente fallecido, explicaba que un alumno le preguntó, alarmado, si el término de Segunda Guerra Mundial implicaba que había existido alguna vez una primera y cuándo se libró. Hobsbawm utilizaba el ejemplo para mostrarnos la extrema fragilidad de la memoria histórica, siempre manipulada y siempre debatida con mayor o menos rigurosidad por los que hacen la cultura. Si un alumno de postgrado de historia no sabía de la existencia de la Gran Guerra, ¿qué esperar entonces del común de los mortales cuyo horizonte epistemológico podría remontarse, siendo optimistas, a la última jornada futbolística?

Esperemos entonces que, incluyendo al alumno de Hobsbawm, todo el mundo esté al tanto del simbolismo de la fecha: en agosto de 2014 se cumplirán cien añitos, un siglo nada más y nada menos, del comienzo de la Primera Guerra Mundial, el acontecimiento fundacional de una época de violencias. Parece que fue ayer que acabó “el mundo de ayer”, como le llamaba Stefan Zweig, una de las muchas, incontables, víctimas de aquella época de brutalidad, de catástrofe y matanza sistemática que fue el siglo XX. Sigue leyendo

Mons 1914, The BEF’s tactical triumph, David Lomas & Ed Dovey

En agosto de 1914 el más vasto movimiento militar jamás visto se había puesto en funcionamiento en la frontera de Alemania con Bélgica y Francia. Los ejércitos del kaiser se apoderaron de las fortalezas belgas de Lieja y Namur y, conforme a los dictados del meticuloso y atrevido Plan Schlieffen, se dispusieron a enfrentarse a los soldados franceses y británicos. Para el 21 de agosto, los franceses habían cosechado una serie de desastres en sus proyectos ofensivos en Alsacia-Lorena, sufriendo tremendas bajas a causa de sus tácticas de offensive à outrance basadas en ataques a la bayoneta contra las posiciones de ametralladoras de los alemanes. La confusión y el desacuerdo reinaban también entre los generales, entre Joffre, generalísimo francés, y Lanrezac, jefe del V Ejército, sobre el que iba a caer el ataque de los ejércitos alemanes que, en el ala derecha del avance, constituían la mandíbula que tenía que practicar el envolvimiento en torno a París. Los soldados de ambs bandos habían marchado durante días, bajo el calor de uno de los agostos más espléndidos que se recordaba, con equipos pesadísimos y uniformes que parecían haber sido diseñados para la guerra en el Ártico. De camino al norte, los británicos pasaron junto al monumento conmemorativo de la batalla de Malplaquet (1709). Estaba en marcha la batalla decisiva que uno y otro bando habían pensado que solucionaria la guerra europea antes de Navidad. La realidad, como sabemos, fue otra muy diferente. Sigue leyendo

París, 1919, Margaret Macmillan

PARIS, 1919: SEIS MESES QUE CAMBIARON EL MUNDO

Después de tanta trinchera, gas y alambrada en el 2008, parecía que el año 2009 se iba a acabar sin ningún aniversario que celebrar. Sin embargo, precisamente este mes de noviembre se cumplen cien años de la firma de varios de los últimos y volátiles acuerdos resultantes de la Conferencia de Paz de Versalles, celebrada entre enero y julio de 1919. A París acudieron en aquellos meses las figuras políticas más destacadas del momento –desde Lawrence hasta Gandhi, desde Ho Chi Minh hasta Churchill-, para intentar arreglar el devastador paisaje de odios, injusticias y matanzas que había provocado el que hasta el momento era el mayor conflicto que había tenido que soportar el planeta, la Primera Guerra Mundial. Sigue leyendo

Por qué ganaron los aliados, Richard Overy

Richard Overy es ese historiador británico que luce una inmaculada melena blanca, una mezcla entre Paco Umbral y Jacobo de Alba, que ha escrito buenos libros, claros, amenos y nada engolados. Es una de las estrellas de la escudería de editorial Tusquets en sus varias colecciones. Tusquets publicó este libro hace ya un tiempo y ahora sale en la colección de bolsillo de «Fábulas» (la de la pequeña cuadrícula de ajedrez, diseño de ese gran artista italiano de la línea y la proporción que es Pierluigi Cerri).

El título no engaña: Overy nos explica porqué ganaron la guerra los Aliados y no la ganaron en cambio las potencias del Eje. El mismo Overy en su prólogo de 1995 nos explica que cuando se supo que su próximo libro se iba a titular Por qué ganaron los Aliados, «la réplica habitual fue “¿Ganaron?”. Sigue leyendo

Richelieu y Olivares, J. H. Elliott

Siempre resulta extremadamente interesante establecer comparaciones entre dos figuras históricas que siguieron caminos similares y tuvieron que bregar con los mismos problemas. En el segundo siglo de nuestra era, en pleno primer renacimiento de los Antoninos, el griego Plutarco realizó una serie de análisis paralelos en sus famosas Vidas, fuente de tantas novelas históricas actuales –algunas de las cuales, desde luego, no tienen en cuenta que Plutarco era un estoico al que le interesaba especialmente la reflexión sobre el poder y no un historiador en el sentido estricto del término, de manera que sus juicios deben ser tomadas con precauciones y no literalmente–; después, otros han realizado el mismo ejercicio: algo así hicieron también Brantôme y Voltaire, cuando la tradición moralista del análisis de los “grandes hombres” pasó a la tradición francesa. Y así también Macaulay, Marañón, etcétera.. Sigue leyendo

RUBICON

Un hombre se dispone a tomar su desayuno en una lujosa mansión de New York. De repente, de entre los periódicos, el hombre ve un trébol de cuatro hojas. Echa un último vistazo al exterior, donde su mujer y sus nietos juegan en la nieve y se pega un tiro en la cabeza.

Así comienza Rubicon, la serie de conspiración, espionaje y terrorismo de la cadena norteamericana AMC: una sola temporada de 13 episodios, un clásico, un excelente elenco de actores (especialmente el que interpreta al malo malísimo Truxton Spangler) y una ambientación que se sale un poco de lo normal en estos temas. Como ha escrito Jorge Carrión en Teleshakespeare, su libro sobre las series norteamericanas actuales, a diferencia de las narraciones de espías que trascurren en escenarios globales, Rubicon “apenas se mueve de los despachos del American Policy Instituye, un centro de análisis e interpretación de datos sobre política internacional, con sede en New York. Un think tank: un depósito de ideas y de las personas que pacientemente las alumbran”. Sigue leyendo

SOE Agent, Churchill’s Secret Warriors, de Terry Crowdy

Ilustraciones de Steve Noon (Osprey Warrior 133)

En 1940 Europa vivía momentos sombríos. Hitler se había hecho dueño de Europa Occidental, con la excepción de Gran Bretaña. Los Estados Unidos no habían entrado en guerra; la campaña submarina alemana para yugular los suministros británicos crecáa en intensidad; la URSS era todavía un aliado fiel de la Alemania nazi. Aun cuando la Luftwaffe no había conseguido doblegar a los británicos para obligarles a negociar –la intención de Hitler, después de ordenar que Seelˆwe, la operación de desembarco en las islas, fuera anulada-, las pérdidas británicas en la derrota francesa, la desesperada situación después de Dunkerque y el poderío nazi hacían impensable que los ingleses volvieran a las playas de Europa hasta pasado mucho tiempo. Sigue leyendo

Matanza y cultura, Victor Davis Hanson

No es usual que un libro reúna en sí mismo todo lo que me gusta y todo lo que aborrezco. Y Matanza y cultura, cuyo subtítulo es nada menos que Batallas decisivas en el auge de la cultura occidental, cumple estas condiciones.

Me explico e intentaré hacerlo con un poco de sentido del humor. No puedo resistirme ante un libro bien escrito y, qué duda cabe, el libro de Davis Hanson lo está, y eso que conjuga varios aspectos diferentes: análisis de las tácticas, del armamento, pero especialmente historia económica, política y social, antropología, historia de la cultura, etcétera. Sigue leyendo

Tiempo de guerra, Paul Fussell

No suele ser habitual encontrar en una obra el más escrupuloso rigor histórico, la emoción que te embarga cuando lees a un testigo directo de los acontecimientos y un estilo elegante y extremadamente atractivo. Tiempo de guerra. Conciencia y engaño en la Segunda Guerra Mundial, de Paul Fussell, contiene todo esto. La editorial Turner, que publica en mi opinión algunos de los mejores libros que pasan por la imprenta actualmente, nos regaló en 2003 con esta obra, cuyo original inglés se publico en 1989. Sigue leyendo