Desperta Ferro Antigua y Medieval: La expansión del islam. El califato omeya. VVAA

Estamos ante uno de esos procesos expansivos históricos que siempre sorprenden a propios y extraños por la dimensión de la extensión de sus conquistas como por el origen humilde de los conquistadores y su perduración a lo largo de los siglos pese a la fractura del sistema en un mosaico de estados y facciones hasta nuestros días. La expansión del Islam en el periodo de los Califas Omeyas es hacia oriente y hacia occidente, en resumidas cuentas hacia el mundo conocido.

Poco después de la muerte de Mahoma, tras la fitna o primera guerra civil en la que muere Alí, el yerno del profeta, surge una entidad política fuerte y situada más al norte, en territorio romanizado, que dará lugar al califato de Damasco y al primer califa Omeya en 661, materia que es objeto del primer artículo Muawiya y Alí. Las razones de un enfrentamiento. Es el comienzo de un periodo de consolidación y expansión del Islam que se aprovecha de diversos factores, como un imperio bizantino débil, una buena red de comunicaciones romanas y una fe que es capaz de aglutinar a las belicosas tribus nómadas de la península arábiga, los soldados de Alá, a los que el número les dedica un artículo propio. Sigue leyendo

Un ejército al amanecer, Rick Atkinson

Pues me estreno en este blog con la reseña de este libro, que para mi es un clásico de entre los clásicos. Un libro muy claro y creo es uno de los precursores de contar la historia bélica desde el punto de vista de los protagoniastas. De recogida de testimonios y vivencias, no solo de las altas esferas y del Estado Mayor, sino que también a pie de trinchera. Hay algunos pasajes que realmente ponen los pelos de punta, todo lleno de anécdotas y situaciones, errores y aciertos. Sigue leyendo

A la guerra en biplano, Charles Lamb

Esta es una de esas joyas que están olvidadas, arrinconadas en el fondo de un baul o detrás de una estantería. Es una joya de las que acostumbramos a desvelar en este blog para conocimiento de todos.

La guerra contada desde la cabina abierta de un biplano, con el frío entumeciendo la cara y el viento tensando los músculos. Todo contado desde el “Pez Espada” volador, el Swordfish; un robusto pero rudimentario biplano con el que se jugaban el tipo en cada misión, no solo ante el enemigo, sino cada vez que llegaban al portaviones y tenían aque aterrizar sin practicamente ningún sistema excepto la pericia del piloto y algún cable o goma tensora en la pista. Sigue leyendo