TED KENNEDY, SCENES OF AN EPIC LIFE

TED KENNEDY, SCENES OF AN EPIC LIFE, de los galardonados fotógrafos y redactores de The Boston Globe

El trabajo continúa, la causa permanece, la esperanza sigue viva y el sueño nunca morirá” Senador Edward M. Kennedy

Cuando Ted Kennedy falleció el pasado año 2009, tal hecho luctuoso supuso el ocaso final de la familia más importante de los Estados Unidos del s. XX. Cierto es que hay muchos más Kennedys, pero ¿se pueden igualar a ese hombre y a sus hermanos? No, o al menos eso creo yo. Sigue leyendo

Un año en la División Azul, Serafín Pardo Martínez

El capitán de una compañía de la Infantería española relata sus vivencias durante la campaña de Rusia, explica los motivos que le llevaron allí y nos hace partícipes de sus alegrías y de sus sentimientos en aquellas inhóspitas tierras del norte. Un libro eminentemente humano, que constituye un documento de indudable valor histórico y aporta nuevos matices de aquella gesta hispana, tan lejana ya en el tiempo y en el espacio.”

Esto es lo que podemos leer en la contraportada del guardapolvo de este libro, pero creo que es de ley ir mas allá para comentar este relato verídico. Sigue leyendo

Territorio Comanche, Arturo Pérez-Reverte

“Para un reportero en una guerra, territorio comanche es el lugar donde el instinto dice que pares el coche y des media vuelta; donde siempre parece a punto de anochecer y caminas pegado a las paredes, hacia los tiros que suenan a lo lejos, mientras escuchas el ruido de tus pasos sobre los cristales rotos. El suelo de las guerras está siempre cubierto de cristales rotos. Territorio comanche es allí donde los oyes crujir bajo tus botas,  y aunque no ves a nadie sabes que te están mirando”. (Sinopsis de la  contraportada). Sigue leyendo

Sartine y el Caballero del punto fijo, Juan Granados

SARTINE Y EL CABALLERO DEL PUNTO FIJO. HOMBRE DE MAR, INTENDENTE DEL REY

 “En un momento clave en la historia europea, cuando empieza a agriarse el enfrentamiento entre Francia e Inglaterra que culminará en las guerras napoleónicas, España no se resigna a perder protagonismo. Nicolás Sartine, intendente de la Marina Real de oscuro y un tanto accidentado pasado, recibe órdenes de Fernando VI de trasladarse a Galicia con una misión más arriesgada de lo que parece: proteger la construcción de un arsenal que ponga freno a las ambiciones británicas. (Sinopsis de la contraportada).” . Sigue leyendo

Sartine y la guerra de los Guaraníes, Juan Granados

Hombre de mar, independiente del Rey

“Nicolás Sartine, uno de los personajes más entrañables, divertidos y convincentes que ha dado la narrativa histórica española en los últimos años, se enfrenta en esta ocasión a enemigos desconocidos en el Nuevo Mundo.

El Marqués de la Ensenada, secretario principal del rey Fernando VI y patrón de Sartine, le encarga a él y a sus hombres una misión ciertamente delicada: tantear el terreno en las colonias jesuitas del Paraguay, antes de que entre en vigor el Tratado de 1750 qye establece nuevos límites de dominación y los portugueses empiecen a hurgar en asuntos un poco turbios que pueden mancillar tanto a la Corona como alguna que otra sotana. La legendaria historia del enigmático rey Nicolás, una delirante investigación destinada a reproducir el Templo de Salomón, la utopía jesuítica en Paraguay y, cómo no, una mujer de bandera, se cruzan en el camino de Sartine, que sin embargo sabrá afrontarlos con la cabeza alta y el gesto socarrón que le ha hecho célebre. Y, como siempre, en compañía de la delirante e inolvidable galería de camaradas que tan bien le han servido siempre. […]”

(Sinopsis de la contraportada) Sigue leyendo

Pacífico, Martin Trystram y Romain Baudy

Udo Gothendieck es un joven radioperador destinado a un u-boot que realiza patrullas en el océano Pacífico durante los estertores de la segunda guerra mundial. Su llegada supondrá una inquietante revolución a bordo del estrecho y húmedo navío, ya que con él vendrá un libro prohibido por el régimen nazi, cuya tirada completa, al parecer, fue arrojada al fuego en 1933, no conservándose copia alguna, hasta la fecha.

Es entonces, una vez dentro del navío, cuando comienzan a desarrollarse una serie de eventos más propios del realismo mágico. El libro prohibido o, más bien, centenares de copias del mismo, aparecen por todos lados, incluso inutilizando la sala de máquinas con el fin de que no haya hombre, marinero u oficial, que no tenga la oportunidad de abrir sus tapas y asimilar una lección prohibida: cada persona puede escoger lo que quiera hacer con su propia vida. Sigue leyendo

R-97. los hombres en tierra, Christian Cailleaux y Bernard Giraudeau

“Un marino no necesita más amante que la mar. Jura no olvidar jamás a ninguna mujer que haya conocido en algún puerto y que hubiera amado apasionadamente. Hasta que una noche, la mar entra para borrar las imágenes. Se desliza por el casco y ondula hasta el infinito. Hipnotiza al marino que acaba durmiéndose. Al despertar, espera con impaciencia los aromas que emanan de la próxima tierra.” (Contraportada).

¿Por qué no podría ser un regalo de cumpleaños, que ha dormitado largas semanas en un oscuro rincón bajo las vueltas de su envoltorio, una colaboración como ésta, la número 50? Sigue leyendo

Sargenot Rock, Azzarello & Kubert

Entre el infierno y algo peor

“¿Puede un soldado ser un asesino despiadado en el campo de batalla?

Esa es la pregunta que está en la base de “Sargento Rock: entre el infierno y algo peor”, una pregunta que solo pueden responder el sargento Rock y los hombres de la Compañía Easy.

Noviembre de 1944. En el bosque de Hürtgen y sus alrededores han tenido lugar algunos de los cambotes más intensos y brutales de la II Guerra Mundial. En medio de aquella máquina de picar carne, el sargento Rock y los hombres de la Compañía Easy –Soldadito de Hielo, Bulldozer, Salvaje y Tirofijo-, junto con un puñado de novatos, se cuelan tras las líneas enemigas. Sigue leyendo

Hamlet, William Shakespeare

Hamlet, príncipe de Dinamarca. Tragedia en cinco actos.

Como algo poco más que una sombra errante, carcomida por el odio y la melancolía que se oculta en recovecos oscuros de un palacio danés, lo vemos a él, a Hamlet. Siempre haciendo duelo ante las cuencas vacías de una calavera, como si en realidad fuera un espejo, mientras recita, incansable, el “ser o no ser…”.

Así es como nos imaginamos al príncipe Hamlet, aunque bien es cierto que entre el famoso monólogo y la descarnada cabeza del bufón Yorick hay un lapso de tiempo casi tan amplio como la obra entera; su dilema es de cuando decide volverse demente de forma fingida, y el encuentro con la muerte de cerca es justo ante la fosa donde reposará su amada Ofelia. Sigue leyendo

La Casa Rusia, John le Carré

Moscú, en el tercer verano de la Perestroika. Niki Landau, un agente comercial británico, es abordado por una atractiva joven rusa, Katya, que le pide que transporte a Inglaterra un paquete con información vital para la defensa de Occidente.

Con su genial habilidad narrativa, le Carré construye una historia que combina una apasionante trama de espionaje con la alegoría de un amor no convencional.” (Sinopsis de contraportada).

Al comenzar a escribir esta reseña, me puede resultar un tanto curioso, extraño y hasta inconcebible que éste sea el único ejemplar proveniente de la pluma de le Carré que cohabita en las profundidades de la hogareña librería. Ciertamente, me he cruzado con el señor le Carré en la pantalla más que en los anaqueles. Un hijo solitario, desprovisto de todo contacto con el resto de sus hermanos, de Smileys y otros. Pero esa es la terrible e indiscutible realidad. También es el único libro de este autor inglés que he leído, a pesar de que siempre estuvo tentándome con otros títulos. Razón de ello es que este La Casa Rusia me lo leyera cuando no era más que un patético adolescente que creía, en su frágil raciocinio y brutal falta de seso, que podría enfrentarse a semejante obra. Quizá la oportunidad que tenía en casa y el olvido eterno para sacar de la biblioteca municipal o del colegio El espía que surgió del frío (que siempre me llamó la atención por semejante título), me convencieron para que abriera las tapas y comenzara a hundirme en sus páginas. Y durante años tuve el vano e infundamentado convencimiento de que me lo había devorado, pero en esta relectura para NOVILIS, me he dado cuenta de que mis recuerdos se limitaban tan sólo a las primeras cien páginas. ¿Quizá lo dejé abandonado y he perdido toda memoria sobre esa decisión tomada hace ya media vida? Sigue leyendo