¡Asedio!, Patrick MacTaggart

Los libros que tratan la Historia de la guerra en el Frente del Este durante la Segunda Guerra Mundial en castellano se caracterizan por tratar y contar los hechos de forma global y generalizada. Grandes libros y estudios que nos hablan de los tres grupos de ejércitos invadiendo la URSS, asedios como el de Leningrado y batallas como la ofensiva de invierno rusa, Stalingrado, Kursk, Bagration (esta no muy tratada) y finalmente Berlín. Para recurrir a estudios más exhaustivos y concretos de localizaciones y batallas específicas lo normal a día de hoy es recurrir a bibliografía publicada en otros idiomas. Ahora estamos ante un libro en castellano que trata algunos episodios del Frente del Este a nivel de detalle de batallas particulares, en concreto seis asedios a localidades que tanto por un bando como por el otro que fueron terribles y en algunos casos determinantes.

Otro aspecto que suele ser generalizado al tratar el Ostfront es sobre la superioridad alemana al comienzo de Barbarroja. Al igual que ocurre en el ideario general por ejemplo con la campaña de Francia de 1940, parece que los alemanes llegaron a París sin despeinarse. En el caso que nos trata, la campaña rusa de 1941, también está presente esa sensación, como si los alemanes se hubieran plantado en las afueras de Moscú sin mayores problemas. Cierto es que aniquilaron y envolvieron grandes masas del ejército rojo en las primeras semanas pero en ningún caso fue un paseo. Conforme la campaña iba avanzando, la resistencia fue hacíendose cada vez más dura, más organizada y más problemas causó a las fuerzas de la Werhmacht que llegaron totalmente exhaustas ante la capital soviética.

Para deshechar esa percepción nada mejor que leer el primer asedio tratado en este libro; Brest-Litovsk. Lejos de otras localizaciones del gigantesco frente al comienzo de la invasión donde si resultaría más fácil el avance y el desmoronamiento de los sorprendidos rusos, las unidades que debían tomar la ciudad polaca que prácticamente hacía de frontera comercial entre la URSS y Alemania se toparon con unas unidades del ejército rojo nada dispuestas a ponerlo fácil, causando numerosas bajas y un considerable retraso sobre los planes iniciales de la invasión.

El siguiente asedio es en Cholm, un episodio muy tenso y duro, de todos es el que más me ha mantenido en vilo. A continuación se trata de forma exhaustiva lo ocurrido en Sebastopol, de este episodio si tenía noticias anteriores ya que está tratado en las memorias de Manstein, Victorias frustradas.

Los últimos tres asedios son los de Königsber, Budapest y Breslau. Estos tres son hacia el final de la campaña, con los rusos ya cerca del corazón del Reich pero aun así son episodios brutales donde los defensores tanto alemanes como húngaros en el caso de Budapest se dejaron el pellejo por mantener sus posiciones ante un enemigo abrumadoramente superior.

El libro está escrito en clave 100% militar, esto es, con los respectivos movimientos, fechas, nombres, oficiales y mandos tanto a nivel divisionario como de ejército, grupo de ejército, divisionario y regimental. Apoyado en muchos momentos por entrevistas a veteranos supervivientes y extractos de cartas o diarios de lo ocurrido, esto me ha parecido todo un acierto ya que sin abusar de este elemento, en ciertos momentos muy tensos y dramáticos, tener de primera mano lo que pensaba el soldado que lo estaba viviendo le da un plus extra a la narración.

El libro viene acompañado de índice, sección de mapas de todos los frentes tratados y glosario, también hay unas cuantas páginas con fotografías tanto de protagonistas como de acciones.

Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788492400621
Nº Edición:1ª Inédita Editores
Año de edición:2010
Plaza edición: BARCELONA

15 pensamientos en “¡Asedio!, Patrick MacTaggart

  1. Muy buen libro, si señor. Del estilo de Glantz llevando los asaltos y las desesperadas defensas de las posiciones ante las barbas del lector, solo falta que al abrir el libro salte algo de metralla…

  2. Interesante. El asedio de Sebastopol duró desde noviembre de 1941 a julio de 1942, fue de lo má bestia de todo lo ocurrido en el Este. Se usaron los morteros gigantes alemanes y Manstein finalmente se impuso no sin un alto coste a base de explotar sus habilidades para dirigir asaltos blindados con el apoyo de la Luftwaffe y en este caso hasta con el uso de incursiones desembarcando fuerzas detrás de las líneas enemigas. El de Glantz me gustó bastante, este ya está en busca y captura.

  3. Estoy leyendo este libro y me está sorprendiendo muy gratamente. Ya os contaré con mas detalle cuando lo acabe. Por cierto ¿quien es este McTaggart?¿de donde sale? Solo he podido saber que este libro se editó originalmente en una editorial canadiense.

  4. El más conseguido, desde mi punto de vista es el del asedio de Konigsberg: sencillamente apocaliptico, porque los defensores sabian demasiado bien el triste destino que les aguardaba cuando fueran vencidos. Basta recordad que el comandante de la plaza, Lanch, si no recuerdo mal el nombre, sobrevivió pero estuvo 10 años cautivo en la URSS, hasta 1955. Y el vicegauleiter que permaneció en la ciudad pereció cuando una columna de civiles y militares intentó una salida a la desesperada cuando la caida de la ciudad era inminente a principios de abril del 45. Lo que le falta a la obra es mayor cantidad de testimonios de algunos defensores rusos para los asedios de Brest-Litovsk y Sebastopol.

  5. Pingback: 70º Aniversario de la Operación Barbarroja

  6. Un libro magnífico, aunque se echan de menos, mejores mapas y que en ellos aparezcan las unidades que se describen en los capítulos. Por lo demás, es una obra recomendable, como apuntaron en su momento varios usuarios de este Foro.

    Saludos

  7. Acabo de terminar “La CAIDA DE LOS DIOSES”,Y EMPEZARE “Asedio” que me regalo mi esposa.E escuchado y leido exelentes comentarios del mismo.Asi es que estoy ansioso.

  8. Lo estoy leyendo (estoy en el sitio de Sebastopol),y la verdad que es buenisimo,me cuesta memorizar tantos batallones,regimientos y grupos,jajaja.Solamente que los mapas estan en idiomas extranjeros y poco legibles.Pero lo demas exelente.

  9. Ciertamente una gran obra sobre asedios famosos y menos famosos de la II Guerra Mundial. El infierno helado en la bolsa de Cholm, la deseperada resistencia de las tropas soviéticas en la fortaleza de Brest-Litovsk ó la numantina defensa de Breslau, le dejan a uno sin palabras.

    Muy recomendable.

  10. Ahora estoy en el frente de Córdoba con la GCE( Trincheras de la República 1937-1939 de Francisco Moreno Gómez), pero el siguiente a leer va a ser este libro que adquirí hace unos días. Le voy a dar paso ya mismo.

    Saludos.

  11. Terminado de leer este libro sobre seis grandes asedios acaecidos en el frente del Este, algunos más conocidos que otros pero todos ellos interesantes, son relatos no demasiado extensos por lo que su lectura resulta muy amena y prácticamente es un ensayo que se puede leer muy rápidamente.

    Principalmente me han llamado más la atención, disfrutando con su lectura algo más que con el resto, los referidos a la fortaleza polaca, al asedio de Cholm, este para mí ha sido el mejor relato, y el dedicado a Budapest. Como he comentado anteriormente son relatos cortos, entre 50 y 60 páginas cada uno, por lo que el autor hace un alarde de virtud al condensar en tan breve número de hojas la exposición de los combates allí desarrollados y conseguir ofrecer una visión genérica de los asedios mencionados.

    Cada asedio daría para un libro, por lo que destacaría principalmente de esta obra la inquietud que puede animar una vez leída a la búsqueda de algún trabajo más amplio y detallado sobre cada tema expuesto. Te queda esa sensación de haber querido seguir descubriendo algo más sobre lo que pasó en aquellos legendarios asedios, sobre todo los que he mencionado anteriormente.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *