Afrika Korps, K.J. Macksey

Parece que la publicación de libros de  Historia Militar haya de dividirse entre antes de Osprey (a.O.) y después de Osprey (d.O.).

Las grandes editoriales que publican la traducción de sus libros en enormes colecciones la califican como la mejor editorial de Historia Militar. Su formato es referencial.

¡Osprey es Dios!.

Y, sin embargo… antes de que Osprey desembarcara en nuestro país gracias a ediciones Del Prado (de la que ni público ni Osprey quedaron excesivamente satisfechos), una editorial afincada en la Plaza del Sol de Madrid ya editaba una colección de libros de Historia Militar dignamente.

Editorial San Martín, pues de ella estamos hablando, se había hecho con un mercado que sólo perdió en el momento en el que dejó de sacar novedades.

Su colección Historia del Siglo de la Violencia, traducción de la colección británica Historia Ilustrada del Siglo de la Violencia, había introducido a muchísimas personas en la Segunda Guerra Mundial, en las guerras árabes-israelíes y en la guerra de Indochina.

Respecto al continente, los libros propiamente dichos tienen tamaño cuartilla, el presente del tiempo verbal es por qué aún se editan, el papel es pasta barata (aunque varía de una edición a otra), de una extensión de 160 páginas (inamovibles), en blanco y negro, con profusión de fotografías, mapas e ilustraciones, y la letra es times new roman 8 ó 9 (pequeña) y tapa blanda.

El contenido general; la colección se distribuye en bloques temáticos diferenciados por los colores de sus lomos y de una banda en la portada. Azul para armas, rojo para batallas, verde para campañas, morado para biografías, negro para políticos, etc.

Predomina la Segunda Guerra Mundial, aunque también se editaron volúmenes sobre otras guerras posteriores a 1945.

Principalmente, casi toda en realidad, se nutría de la colección británica antes mencionada y cuyo editor era, nada menos, que Barry Pitt, y asesorada por Sir Basil Liddel Hart. En España, la labor de edición, recaía en el corresponsal de guerra Vicente Talón, que también publicó un libro sobre la guerra en Irlanda en esta misma editorial.

Entre los autores, los había de sobrado reconocimiento; John Keegan, K. J. Macksey, Earl Ziemke, Otto Preston Chaney…

En definitiva, Historia del Siglo de la Violencia no sale tan mal parada cuando la comparamos con el coloso Osprey. Además, es más barata, no hay que comprarla obligatoriamente cada semana y hay más variedad de material que el publicado en nuestro idioma (la colección de Del Prado y de RBA tan apenas toca el Pacífico ni Italia).

Conste que no trato de vender nada, aunque sí de no perder… de recuperarla en cierta medida.

He de confesar que tengo una gran deuda con San Martín. Con uno de sus libros me introduje en el ensayo. Con casi todos sus volúmenes he disfrutado de una lectura placentera. Y tiene una buena parte de la culpa de que yo me haya licenciado en Historia y de que, desde hace años, intente en la medida de mis posibilidades promocionar la Historia Militar.

Precisamente recuerdo, y pido se me disculpe por el desliz nostálgico, el primer libro que compré de esta colección hace ya varias décadas; Afrika Korps de K. J. Macksey (lomo verde, campañas). Supongo que la película Rommel, el zorro del desierto con James Mason y basada en la obra de Desmond Young (que posteriormente leería) tuvo algo que ver en la elección.

Este libro constituyó mi primera inmersión en el ensayo y, gracias a Dios, no me quitó las ganas de continuar leyendo este género.

Macksey, como comandante del Arma Acorazada (que no de acorazados como les gusta traducir últimamente a diversos “profesionales”) británica, le da un enfoque muy cercano, valorando las decisiones tomadas en esta campaña en función de la guerra de movimientos que le era propia.

No es cuestión de desglosar todas las acciones del Deutschland Afrika Korps (DAK) desde el 12 de febrero de 1941, en que Rommel desembarca en Trípoli, hasta mayo de 1943 en el que los alemanes se rinden en Túnez.

Únicamente comentar el peso que el autor da al control de los despojos del campo de batalla que permite la reparación del material averiado y la destrucción del que no se puede recuperar, así como la persecución del enemigo derrotado hasta su completa destrucción ( y que le costará a Rommel la primera derrota durante la Operación Crusader).

Del mismo modo vemos cómo el fracaso del Eje en mantener una línea de suministro abierta en el Mediterráneo y la derrota en lo que los alemanes llamaban Material Krieg (o guerra de materiales), al igual que el dominio del aire (que tenía en Douhet su santo patrón) terminarán de decantar la victoria a favor de los Aliados.

El libro concluye con un pequeño capítulo dedicado a los españoles que combatieron allí, principalmente a los encuadrados en la Francia Libre en la posición de Bir-Hakeim (en el entramado defensivo de Gazala) que firma Vicente Talón.

Desgraciadamente el libro se escribió antes de que se desclasificaran los archivos británicos referentes a la ruptura del código Enigma germano (realizado por los polacos y trasmitido a los británicos por aquellos); lo que se conoce como Ultra. Así pues, el autor desconoce qué decisiones se tomaron merced al genio de los mandos aliados y cuales por la información obtenida de Ultra.

Pese a ello, sus 160 páginas, son un deleite y un buen modo de pasar un rato agradable o iniciarse en el submundo de la SGM.

Con esta reseña, si el lector tiene a bien aguantarme, comienzo una serie dedicada a los libros que componen la Historia del Siglo de la Violencia. Estoy abierto a realizarla sobre algún título en particular si alguien lo desea.

Título: Afrika Korps
Subtítulo: Campañas Nº 1
Autor: K.J. Macksey
Notas: 159p. R. f. y dib. b/n. 205×135
Fecha de Edición: 1977

27 pensamientos en “Afrika Korps, K.J. Macksey

  1. Precisamente ayer me terminé “La campaña de Andalucía”, de Martínez Bande y editado por San Martín. Lo que más me ha llamado la atención es los mapas desplegables que permiten visionarlos mientras se está leyendo, sin tener que andar yendo “palante y patrás”.

  2. Esta cole es legendaria. Yo tenía un amigo que se la compró entera y le fui pidiendo todos los volúmenes. Y efectivamente, los autores eran buenísimos y las traducciones también.

  3. Si que estaba curiosa, sobre todo en una época en que no había nada. Y no era cara además.

    Por otro lado, como ya ha apuntado Ignacio, algunos libros han envejecido mal. Recuerdo específicamente el Berlín, de Ziemke.

    Un saludo.

  4. Koenig tiene razón, aunque también es verdad que al Ziemke le pedíamos demasiado.
    En ese sentido también me encontré con que el libro de Ryan, “la última batalla” o el de Kuby, “los rusos en Berlín” dejaban demasiadas lagunas.

    El gran problema de los libros de esta colección (los de la guerra civil de Bande están mejor encuadernados y son más caros) es que se despegan de las tapas y luego tienes que ir con el pegamento “y medio” continuamente.
    Saludos.

  5. Hola a todos. Yo de la Editorial San Martín adquirí dos libros: “Guerra de Invierno, Rusia contra Finlandia” (aún pendiente de lectura, con profusión de mapas) y “La División Española de Hitler. La División Azul en Rusia” de los profesores Kleinfeld y Tambs. Una auténtica joya, altamente recomendable. Por cierto, el pofesor Kleinfeld interviene en una de las ponencias del Congreso Internacional de la División Azul que se celebra en Madrid a finales de mes.

  6. Ambos libros son verdaderas joyas; el primero es una delicia de lectura y el segundo está considerado por muchos como el mejor libro sobre la División Azul.
    Envidia me dáis en este sentido, los que vivis en los madriles.
    Saludos.

  7. Desgraciadamente, apreciado Ignacio, yo no vivo en Madrid sino en la llamada periferia. Por obligaciones profesionales y familiares me es del todo imposible desplazarme durante tres días (del 27 al 29) a un congreso que contará con magníficos autores (Kleinfeld, Santos Julià, Caballero Jurado, etc). Tengo un compañero de profesión, amigo y también fanático de la II Guerra Mundial que sí se desplazará y seguirá el congreso. Precisamente le he prestado el libro de Kleinfeld y el de Caballero Jurado de Militaria para que se sitúe (él es más aficionado al Frente Occidental que al Frente Oriental).
    Saludos.

  8. Es que el frente occidental es mucho mas interesante…

    Dicho esto, la verdad es que no deja de ser casualidad esta reseña porque hace una semana rescataba yo precisamente este libro, y muchos otros, para un proyectillo.

    Saludos.

  9. Curioso, sí.
    Yo he optado por este libro en concreto para iniciar las reseñas sobre San Martín, por ser el primero que compré allá por el año de la invención de la rueda.
    ¿Se puede saber más sobre el proyecto?.
    Saludos.

  10. Dios qué viejo soy. Qué recuerdos la editorial San Martin. Efectivamente es que entonces no había nada de nada. Recuerdo que mi favorito era el de las divisiones panzer.

  11. Esta muy bien la reseña (espero que lo paséis muy bien los aficionados y “fanáticos” a la II Guerra Mundial” ) sobre todo si va a ser la primera reseña de unas cuantas más…; pero no puedo resistirme (será la tentación a luchar contra el “mal”) a comentar sobre la “blasfemia” (que no falte el humor): “¡Osprey es Dios!”. Bien, siguiendo ese móvil, símil, derrotero o lo que queramos se puede decir que: “Osprey es la encarnación del Diablo” aquí en la Tierra y “su piedra de tropiezo” el IMPERIO ESPAÑOL y lo español. Je,je,je. A los hechos me remito…, Osprey será muy buena en otras cuestiones históricas, pero a lo español lo trata muy mal ¿por qué será…? No tiene tanto de Dios y si de anglosajón…

    Un saludo.

  12. Me parece estupendo que se haya rescatado del olvido una editorial mítica como lo es la San Martín, si bien hay que reconocer que el apego que la tenemos es por razones de tipo romántico -afectivo (recuerdo de nuestros años mozos). Al margen que son libros de los años setenta y que en parte han quedado superados, el problema que los veo es que la calidad material de las ediciones es mas bien baja, y sobre todo si se tiene en cuenta que los libros tienen sus años. En todo caso, y no se si será un pecado decirlo o sin con ello infringo normas del blog, la mayoría de sus titulos, incluido el comentado, se pueden descargar por internet.

  13. Yo tengo sólo un par de ellos: El del alto mando alemán, que lo compré por ser de Barry Leach, y el de Moscú, 1941.

    A mi me gustan más los de San MArtín que los de Osprey.

  14. Coincido contigo, Isidoro, son más completos en general.
    Hiciste una buena elección con Leach, aunque el de Jukes no me termina de convencer.
    J.Ignacio, tienes razón en la mala calidad del papel (aunque no en todos ellos, hay algunas encuadernaciones aceptables). También es verdad lo que dices de la descarga, aparte de que las reediciones son con cuentagotas. No obstante, piensa que son los más baratos del mercado y que la editorial no es tan pujante como antes, lo que hace que le suponga un mayor esfuerzo el reeditar. No coincido, sin embargo, en que estén desfasados; como introducción a los temas que trata, es una colección que cumple sus objetivos. Es más, algunos títulos están muy en vigor (acabo de releer el de Pearl Harbour y sigue siendo bastante bueno, no tiene el nivel del de Antier pero es más completo que el de Osprey; de ese volumen será la próxima reseña “San Martín”).
    JF, lo de “¡Osprey es dios!”, lo decía con la más fina ironía; no me desagrada, pero tampoco considero que sea la panacea universal.
    Saludos a todos.

  15. ¡Ah!, sí el de las divisiones panzer (además del libro sobre las fuerzas acorazadas aliadas y el de Beda Fomm) son de K.J. Macksey.
    Saludos.

  16. Argh, me siento como Hagrid, no debí decir eso.
    En fin, por ahora no puedo hablar más sobre proyectos a medio plazo porque no dependen exclusivamente de mi, pero en cuanto pueda sereis los primeros en ser informados (me comprometo a ello cruzando los dedos).

    Por lo demás, información por información, pronto acabaré la segunda parte de Galvanic, que es lo que me mantiene ocupado ahora.

    Un saludo.

  17. ¡Qué recuerdos! Con San Martín me inicié en la hª militar y quizá este fue uno de los primeros que leí; además el frente africano era o es de mis favoritos. Junto a este libro y sobre ese frente también disfruté por aquel entonces de “Africa Korps” de Erwan Bergot -con una horrible portada con una torreta de un AMX-30, creo- y “Con Rommel en el desierto” de Schimdt.

    No todos eran igual de sólidos. Y la pena fue que no se tradujeron algunos títulos muy interesantes como el de “Sicilia, Anzio…” si no me falla la memoria.

    Buena y melancólica reseña,Ignacio.

    PD: en Osprey hay como en botica… de todo.

  18. Tasos, parece ser que hemos compartido lecturas.
    El de Bergot, en la edición que poseo, sale un emblema del DAK sobre fondo desértico, no un AMX-30 que es completamente anacrónico.
    Sobre Italia, sólo estaba el de Salerno.
    Saludos y gracias.

  19. Vaya casualidad, a pesar de las distancias (soy de Montevideo, Uruguay); Afrika Korps de San Martín también fue mi primer libro como introducción a la Segunda Guerra Mundial, seguí con la temática del desierto y mi segundo libro fue Tobruk seguido de Beda Fomm; y así continué comprando una buena cantidad ya que era de lo mejorcito que había por estos lares. Estoy hablando de principios de los 80 cuando no existía internet y ni siquiera sabía que había editoriales especializadas sobre el tema en otros países como ser Squadron Signal y Osprey por nombrar sólo alguna.
    Respecto a la colección original en realidad no es británica, es estadounidense, me refiero a Ballantine Books, aunque también se publicaba en U.K.
    Les dejo un enlace con los títulos originales de Ballantine:
    http://reviews.ebay.co.uk/Ballantine-apos-s-Illustrated-History-of-World-War-II_W0QQugidZ10000000004555359

    Como verán, no todos fueron publicados por San Martín; curiosamente sí lo fueron por la editorial que se encargaba de hacerlo en portugués, alguno pude ver sobre la Primera Guerra Mundial dada nuestra cercanía con Brasil.

    Respecto a los Osprey si bien coincido que algunos son muy buenos, ha decaído bastante su calidad principalmente en lo que tiene que ver con las ilustraciones, algunos de la serie campañas tienen en la página central una panorámica del combate con soldaditos de plástico o vehículos en colores rojo, azul, verde etc, que parecería hecho por un niño. Ciertamente parece una tomada de pelo por parte de la editorial. Los perfiles de aviación en muchos casos están equivocados como por ejemplo la de los ases rusos de la SGM.
    Creo que esta falta de seriedad perjudica a la colección en general; así que antes de comprar yo aconsejaría ver algún comentario de alguien que lo haya leído.
    Con respecto a ediciones del Prado, la calidad de la traducción es despareja, algunos están muy bien y otros son ciertamente una vergüenza, por ejemplo el de las Ardenas, además a los mapas le faltan datos que sí están en la versión en inglés.
    Pero bueno, también se rescatan una cantidad de títulos que están muy bien como la serie Vanguard o New Vanguard con autores de reconocida reputación como Tom Jentz y Hilary Doyle por nombrar alguno.
    Aah pero qué nostalgia esos San Martín, siempre me compraba alguno cuando volvía del liceo y me hacía una escapada a las librerías.
    Con ellos hice mis primeras armas en lo que iba aprendiendo de la Segunda Guerra, sin duda todo un clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *