Tigres en el barro, Otto Carius

Las memorias del comandante de carros alemán.

Este libro es la crónica de un best-seller anunciado ya que lo que han podido leerlo en inglés han transmitido su entusiasmo a los amantes de la SGM y al arma acorazada alemana. Otto Carius fue comandante de un panzer pesado alemán, Tiger, en el Frente Norte del enfrentamiento ruso-alemán. Allí destacó por su pericia y acabó destruyendo mas de 150 tanques rusos, entre ellos el temido T-34, siendo el 2º carrista mas exitoso del cuerpo Panzer por encima del famoso Michael Wittmann. Este libro tiene varios puntos de interés.

En primer lugar hace una descripción experiencial muy precisa del famoso carro de combate; sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Sus tácticas de combate, su logística, su mantenimiento y como estaba organizado el espacio habitacional para organizar el trabajo entre los cinco componentes del carro. Toda esta parte técnica la combina con anécdotas muy ilustrativas acerca del día a día en el carro de combate.

En segundo lugar explica un territorio de combate que no se describe más usualmente como es es Frente Norte, desde Leningrado hasta las costas bálticas ya que el libro transcurre desde el comienzo de la Campaña de Rusia hasta su traslado al hospital de campaña de Lingen/Ems en julio de 1944. Parte de este tiempo estuvo combatiendo en un Regimiento de Tigers, la 2ª compañía del 502 Batallón de carros pesados. Esta parte es la mas extensa del libro y por la que se ha hecho famoso éste. Si combatir en Rusia ya fue duro, el combatir en la zona norte lo hacía todavía más duro por las condiciones climatológicas.

Finalmente, y es lo que a mi más me interesó del libro, es su descripción de su último destino de nuestro autor: la bolsa del Rühr. Carius es muy duro con el soldado alemán que se estaba desmoronando, contra el pueblo alemán que era capaz de traicionar a sus propios soldados para congraciarse con los aliados y es muy duro con los soldados norteamericanos, cobardes y comodones, que al primer rifirrafe con los alemanes acudían a su aviación y a su artillería pesada. La comparación que hace Carius con los soldados rusos es muy penosa en contra de los norteamericanos que solo disponían de superioridad aérea y potencia de fuego.

Lo que menos me gusta del libro, un libro que se escribió en 1950 cuando ya los antiguos aliados eran ya enemigos en la guerra fría, son todas las reflexiones que intentan justificar al soldado alemán como un devoto del deber y un devoto patriota alemán por encima del Régimen genocida, racista y asesino que fue el régimen de Hitler. El Estado alemán decidió invadir a un país que, por aquel entonces, era su aliado en la Guerra de Polonia. Carius habla de civilización occidental contra barbarie cuando el régimen hitleriano era tan bárbaro como pudiera ser el estalinista. En este libro también reflexiona acerca de la posibilidad de que los alemanes y los aliados occidentales se hubieran unido contra la bestia rusa y se lamenta continuamente acerca del odio hacia el soldado alemán, según él injustificado. Esta parte, para mi, es la menos interesante y la mas criticable del libro.

Otro motivo mas para comprar este libro, fruto de un grupo de emprendedores entusiastas del bien hacer, es la selección de imágenes propias del autor que exhibe esta edición que cuenta con un prólogo escrito ex-profeso por Carius para Ediciones Platea.

Edición tapa blanda con solapas
dimensiones 23x15cm
Lengua: Español
344 páginas
ISBN 9788493886325
16 páginas de fotos b/n de la colección privada de Otto Carius
5 mapas y 3 dibujos a plumilla
Precio: 24€
GASTOS DE ENVÍO GRATIS COMPRANDO ONLINE AQUI.

16 pensamientos en “Tigres en el barro, Otto Carius

  1. El libro como memorias de un carrista en primera línea es imprescindible. El capítulo en el que destripa un poco cómo es el Tiger, el mantenimiento que necesita y la logística de combustible, lubricantes así como algunas características técnicas del motor, suspensión, refrigeración, etc, pero todo contado desde el punto de vista del que vive en el carro da una idea de la clase de tanque que tenían entre manos. Sencillamente imprescindible.

  2. Estoy de acuerdo con todo lo dicho.
    Seguramente las memorias de Carius no sean el único documento sobre el funcionamiento y la operativa del Tiger, pero son el punto de vista de alguien que supo emplearlo exitosamente, y eso establece un excelente punto de comparación para analizar otros documentos u otras campañas en las que se emplearan estos carros en particular, y cualquier blindado pesado en general.
    De hecho, comparar el mismo libro de Carius cuando habla del Tiger y del Jagdtiger ya da algunas pistas sobre uno y otro.

    Opino.

  3. Es algo que casi me causa una depresesión. Ver a Carius echando “pestes” del Jadgtiger es algo que me costó asimilar. Era uno de los carros que yo tenía en más alta estima, como aficionado a los blindados y a las maquetas y resulta que uno de os mayores Ases de los carros pesados viene a decir poco más o menos que servía para muy poco. En cuanto al tema “político” pues eso, hay que tener siempre en cuanta al leer una memorias el contexto y el tiempo en que se escribieron. A mi no me gusta, como tampoco me gustaban las de Ruddel, que ese era “pero” aun que Carius, sin embargo, como memorias de un piloto de Stuka en acción no tienen precio.

  4. Yo tardé una tarde en leerlo, lo tengo pendiente para hacer una lectura más pausada. Desde luego, las partes en combate son las más impresionantes, como colocando un solo Tiger en un cruce de caminos o en una colina era capaz de parar un avance entero de los rusos. Está plagado de curiosidades y anécdotas. Yo destacaría las gran calidad de las páginas de fotos.

  5. Ya lo puse en otra entrada sobre este libro, creo que en la del lanzamiento, las descripciones del uso del Tiger en combate es espectacular y borra de un plumazo la idea preconcebida de que un carro duraba un suspiro, si se usaba bien podía durar muchas misiones y estar siempre en la brecha. El libro es una pasada, es tan sencillo como que en español no hay nada parecido, pero ni de Tiger ni de otro carro, no hay un libro con las experiencias de un carrista en primera línea.

  6. Realmente me gusta leer las opiniones de los compañeros de web porque siempre enriquecen tu propia lectura y el recuerdo de la misma. En el libro hay un gran contraste entre la experiencia de carrista de Tiger en el frente ruso con la de carrista de Jadgtiger y combatiente en la bolsa del Ruhr. Nunca me dejará de sorprender que los alemanes hicieran que la guerra durara un año mas desde la Operación Bagration y la campaña de Normandía.

  7. Describe realmente el día a día de un carrista, sus duras condiciones en el frente, la camaraderia, y gracias a su preparación metódica antes de la lucha, obtuvo grandes éxitos.
    En cuanto a su forma de pensar, es similar a los americanos cuando volvían de Vietnam. Desde luego no era nazi, pues Himmler le propone que se incorpore a las SS, y no acepta.

  8. En El País sacó Jacinto Antón un obituario con la reseña de su libro en Platea para el que quiera conocer algo mas la vida del “as” alemán.

  9. He encontrado muy interesante el libro, pese a las reticencias que yo tenía al tratarse de unas memorias, por lo de que predomina el punto subjetivo del narrador… que más le favorece. Sin embargo, la lectura ha valido la pena. Hay detalles en la historia del conflicto realmente interesantes, como el cuidado que ponían los alemanes en recuperar este tipo de máquinas cuando por lo que fuera quedaban en campo enemigo. Y que la clave del éxito en combate de estos carros tan poderosos residía sobre todo en la disciplina y preparación de su tripulación: la temeridad o la torpeza se pagaba con la muerte. Se ha hablado mucho de la elevada mortalidad de las tripulaciones de los submarinos alemanes en servicio, pero el impacto psicológico de estar encerrado entre muros de metal incandescentes, sin posibilidad de escapar, no era ajena al padre de Carius, también militar, quien le prohibió expresamente que se apuntara a esta rama del Ejército alemán. Evidentemente, Carius no hizo caso del consejo paterno. La lectura se hace amena.

  10. Acabada la lectura de este magnífico libro no puedo por más que volver a dar las gracias a los amigos de la editorial Platea, los aficionados al estudio de la IIGM tenemos un filón con vosotros.

    ¿Las memorias? Impresionantes, por varios motivos: una ubicación y escenario de sus combates fuera de las grandes batallas conocidas, caso de Kursk, Stalingrado, etc..descripción de los aspectos técnicos y de los detalles más ínfimos de la vida dentro de un blindado de tal manera que puedes hacerte una idea muy fiable de lo que supuso estar dentro de uno de aquellos monstruos de acero; acción pura y dura, Otto Carius fue un apasionado del arma blindada y como tal actuó durante la guerra; aspectos polémicos, su visita a Himmler, su desprecio no tan disimulado como quiere dar a entender en sus escritos de los participantes en el atentado a Hitler, el poco aprecio a la calidad combativa del soldado norteamericano y, finalmente, su no oculta animadversión hacia los civiles que fueron rindiéndose a medida que los Aliados avanzaban por Alemania.

    En definitiva, una obra para disfrutar desde la primera hasta la última página.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *