AQUILIFER III, Julio Rodríguez González

NOVEDAD DE ALMENA

En el año 396 a.C. los romanos se veían en la cumbre de su poder. Por fin, tras cientos de años de guerras, batallas, matanzas, incursiones y saqueos, habían tomado a su, hasta entonces, máxima enemiga: la ciudad etrusca de Veyes (Veii, las actuales ruinas de Veio [Veyes]). Esto abría un futuro esperanzador a la expansión imperialista romana, aunque no exento de peligros debidos a variados enemigos: por el norte, etruscos, umbros, picenos, galos y lígures se interpondrán en su camino hacia los Alpes, y en su avance hacia las zonas sureñas de la “bota” itálica, sabinos, latinos, hérnicos, auruncos, ecuos, volscos, samnitas, campanos, lucanos, apulios, brutios y griegos deberán ser vencidos militarmente (algunos de nuevo y, en ocasiones, varias veces) ante su natural negativa a someterse a la metrópolis del Lacio. Así, al igual que Roma había necesitado siglos para poner bajo su dominio unos pocos miles de km2 sobre todo al este y sureste de su núcleo urbano, necesitaría aún varios más para hacer lo propio con la totalidad de la Península Itálica, proceso en el que sufriría además las ingerencias aportadas por una potencia extraitálica con gran poder en el Mediterráneo occidental: Cartago.

Sólo seis años después de doblegar a los veyentes, los galos senones, llegados desde el sureste del valle del Po a través de Etruria, tomaban y saqueaban Roma, humillando a unos romanos que se creían entonces poco menos que invencibles. Esto animó a muchos de los enemigos de Roma, que vieron lo que se podía conseguir contra ella. Pero la de los galos sólo era una incursión, no una invasión para quedarse.

Editorial Almena
Formato: 17×24.
Rústica. 264 páginas.
Muy ilustrado. PVP: 17,00€

3 pensamientos en “AQUILIFER III, Julio Rodríguez González

  1. Muy recomendable, el texto de Julio Rodríguez González resulta muy ameno sin perder nada en rigor y tiene un estupendo aparato grafico siendo especialmente destacable las fotografías de la panoplia original, obras de arte contemporáneas y algunas fotografías de grupos de reconstrucción histórica.

Responder a Albertomv Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *