1939-1940 Finlandia frena a Stalin

1939-1940 FINLANDIA FRENA A STALIN, los soviéticos se hacen con el control del Báltico.

“Nadie respeta a un país con un mal ejército, pero todos respetan a un país
con un buen ejército. Brindo a la salud del Ejército Finlandés !”
Josef Stalin. 1948.

Si algo puso de relieve la guerra ruso-finesa fue que el ejército rojo estaba en total descomposición, mal preparado, instruido y dirigido. Por otro lado mostró al mundo a un pequeño país, con un pequeño ejército que puso en jaque las superiores fuerzas soviéticas.

Como siempre, las reivindicaciones territoriales desde siglos atrás es el motivo de la invasión rusa de Finlandia. En Noviembre de 1939 se desarrolló esta guerra, llamada la Guerra de invierno en el que las potencias europeas se quedaron expectantes sin saber bien qué hacer. Solo suecos e italianos lanzaron ayuda sin vacilaciones a los fineses, los alemanes intentaron frenar a los italianos para no poner en peligro el pacto germano-soviético recién firmado.

Los rusos, que pensaban que iba a ser poco menos que un paseo militar, fueron frenados en seco por los finlandeses. Con poca cosa pararon todo un ejército acorazado. La diferencia radica en varios factores: la motivación de las tropas, el equipamiento, el conocimiento del terreno y del medio. Todo esto giró a favor del ejército finalndés, con sus tropas perfectamente equipadas para la guerra invernal, en su territorio y con una elevada moral dejaron en evidencia las carencias del invasor ruso.

El libro que tenemos entre manos es un libro muy completo, sobre todo teniendo en cuenta la poca bibliografía que existe en castellano sobre el tema. Al estilo de “Batallas y Gerreros” tenemos en el libro láminas y mapas, multitud de fotografías y la descripción técnica de las armas utilizadas. Por ejemplo el subfusil usado por los fineses o el cañón anticarro Bofors de 37mm enviado por los suecos y que con muy pocas unidades causaron auténticos destrozos a los rusos. Hay mapas con los movimientos y las operaciones, como la humillación de Suomussalmi donde los finlandeses aniquilaron a la 163º y 44º divisiones soviéticas. La forma de operar de los fineses, cortando las líneas enemigas y entrando por varios sitios haciendo gala de su dominio del terreno y de la climatología, les permitian moverse casi como fantasmas que aparecían y desaparecían diezmando totalmente las líneas enemigas.

Al final, entre los alemanes y los rusos consiguieron aislar totalmente a Finlandia del apoyo internacional. Stalin tuvo que sustiuir a los mandos y mandar al Mariscal Timoshenko para ponerse al frente de las operaciones y tuvo que mandar 450.000 soldados más. Finalmente se firmó la paz en 1940, Stalin no quería que  los aliados occidentales acabasen interviniendo en serio. Finlandia perdió el 10% de su territorio pero nunca aceptó las condiciones de esta paz, por otro lado, consiguió mantener su independencia y no ser absorvida como el resto de repúblicas bálticas. Aprovechando la invasión alemana de la URSS, Finlandia entró de nuevo en escena con la llamada Guerra de continuación para volver a establecer las fronteras donde estaban antes de la invasión rusa.

Un libro muy completo y muy exaustivo que abarca todos los frentes y armas, incluído por ejemplo la guerra en el aire de la que no hemos hablado pero que existió y donde los finlandeses tuvieron sus ases o la guerra naval, que también existió. Todos estos aspectos y detalles hacen de este volumen de esta colección imprescindible.

Biblioteca Segunda Guerra Mundial El Mundo
Volumen Nº3
Tapa dura
144 páginas
Fotos, láminas y mapas a color
ISBN:978846475456

16 pensamientos en “1939-1940 Finlandia frena a Stalin

  1. Me temo que no puedo estar mas en desacuerdo con la recension.
    La introducción es, sencillamente, pesima, mal informada y confusa.
    La narracion de la campaña tiene un estilo anticuado y desfasado notable, perdiendose en lo concreto y confundiendo en lo general.
    Parece una especie de recogida sin demasiado sentido de diversas anecdotas sacadas de Dios sabe donde, porque ademas, en el colmo de la falta de profesionalidad de la que adolece toda la colección, no hay la mas minima bibliografía.
    Yo considero a esta colección imprescindible como ejemplo de como no se debe escribir historia. Por desgracia, en el campo de la historia militar que se hace en este pais abundan ejemplos como el de este libro. Solo me parece apto para aficionados sin formacion en facultades de historia a los que no les importe nada el tema de las fuentes y, en cambio, les encante las informaciones del tipo “quien tenia el cañon mas grande y potente”.

  2. Los contenidos son de Galland Books, vienen los autores de los textos en los créditos de la primera página aunque es cierto que no mencionan las fuentes consultadas ni la bibliografía. No me ha parecido mal libro teniendo en cuenta que en estos volúmenes que son más gráficos que narrativos están creo yo más orientados a crear una introdcucción del tema tratado y mostrar en láminas y dibujos aspectos técnicos de los ejércitos en liza. Yo al menos no me lo compré pensando que sería la obra definitiva sobre la Guerra de Invierno, encontré más o menos lo que esperaba.

  3. Como introduccion al tema me parecen nefastos y, sobretodo, poco profesionales (es el peor insulto que un historiador puede hacer a otro). Lo de poner la bibliografia lo sabe un alumno de primero de carrera. Y, por otro lado, a nivel narrativo, no saben distinguir lo general de lo concreto, quedando confusa toda la narracion. Parece la labor de unos aficionados con infulas o de unos profesionales con prisas.

  4. No es por menospreciar a los periódicos pero no me suelo fiar de estas obras que lanzan algunos aprovechando una efemérides. Lo que ya me terminó de convencer fue el precio, sin duda excesivo y si contienen esos errores me alegro mucho de no haber comprado ni uno.

  5. Desconocía que existiera esta colección de El Mundo. ¿Qué otros títulos han aparecido? ¿Alguien tiene información sobre los que van a salir?
    En cuanto a la guerra ruso-finlandesa, a mí el personaje que me interesa más es el mariscal Mannerheim, un autentico superviviente del anticomunismo de los años 1920-1930 que se las arregló para ser aliado de los nazis y luego pasar por político moderado gracias a la Guerra Fria. La guerra de 1939 se presentó como una pequeña tragedia romántica, David contra Goliat, etc. En realidad, los finlandeses hubieran sido aplastados tarde o temprano por los rusos; curiosamente, les salvó el pacto de amistad Molotov-Ribbentropp, exactamente el mismo que había condenado a Polonia, ante cuyo desastre los aliados permanecieron cruzados de brazos; es probable que por eso sus aparatos de propaganda se volcaron tan fervorosamente sobre la pobre Finlandia y sus heroicos esquiadores, etc. En cuanto a los voluntarios suecos y noruegos que fueron a ayudar a los finlandeses, muchos de ellos formaron luego el embrión de los partidos fascistas de sus países. En estas frías y límpidas latitudes hay cada historia por contar todavía que da escalofríos…

    Gracias

  6. Leiva, aquí tienes toda la info de la colección: http://www.elmundo.es/promociones/IIGMlibrosydvd/

    Yo solo compré el primero y no me gustó mucho, estoy haciendo la de RBA-Osprey de la SGM y la verdad es que no hay color si comparamos una con otra. Aun así este mismo libro sí lo pillé por que como comenta Shangri_La no hay mucha, por no decir ninguna, bibliografía sobre esta guerra en castellano y a falta de pan buenas son tortas creo yo.

  7. Gracias por la información, Tornado. Es verdad que la pinta es un poco cutre. He visto por ahí la que los de El Mundo editaron hace dos o tres años sobre la guerra civil, pero creo que ésta es peor. Además, cuando el monstruito va acompañado de un DVD con “las imágenes más escalofriantes que nunca había visto”, ya puedes estar seguro que es más de lo mismo y agua de borrajas. Por cierto que, por si sirve de consuelo a alguien, en el de la guerra civil que comento la bibliografía estaba en el último tomo, aunque a decir verdad, era TODA la bibliografía sobre la guerra civil y era difícil saber si los autores la habían usado o simplemente estaba ahí de relleno. Yo mismo he hecho algunos trabajos editoriales de recorta y pega (hasta cuando no existía Internet) y creedme que los plazos, lo que te pagan y los individuos que hacen los encargos no son para andarse con exquisiteces. Y me imagino que los que se han pegado el curro para sacar el monstruito han hecho lo que podían.

    Saludos

  8. Una vez leí, aunque no recuerdo dónde, que los británicos estudiaron enviar un cuerpo expedicionario a Finlandia en 1940 para auxiliar al ejército finés (no olvidemos que por aquél entonces Hitler y Stalin en virtud del pacto de no agresión eran “aliados”), pero que tras la invasión de Noruega esas tropas fueron enviadas al país de los fiordos. De ser cierto, ¿imagináis cómo pudo cambiar la Historia: Inglaterra contra Alemania y Rusia? Escalofriante.

  9. El envío del cuerpo expedicionario a Finlandia no pasó de las miles de ideas alocadas que tenían en aquella época los estados mayores francés y británico. Recordemos que no sabían qué temer más, si al llamado “peligro comunista” o a los nazis, señores que, después de todo, salvo matar unos cuantos miles de judíos, eran tan partidarios del “orden” como Gamelin, Churchill o Su Majestad Jorge. Pero si consintieron en abandonar a los polacos, no sé qué podían hacer con los finlandeses, que al fin y al cabo no pintaban nada.

    Saludos

  10. En este libro se menciona algo de esto, Stalin estaba un poco preocupado ya que conforme pasaba el tiempo esa posibilidad iba tomando cuerpo y fue otra de las motivaciones para firmar la paz.

  11. Referente a mi reseña diré que me recalco en lo que dije aunque quizás no aclarase algún punto que a posteriori se aclaró por distintos comentarios, como lo caro que es para la documentación que aporta. Quizás es lo que tiene comprar este tipo de colecciones que viene con el periódico y que en mi caso solo lo hice con este volumen. ¿Y por quó lo hice?, pues porque era la primera documentación que tenia al alcancen de esta campaña de la cual parece ser hay poquísima documentación en castellano o en mi pobre conocimiento no yo no he encontrado nada más.
    Debe ser así por que suele suceder que en los comentarios que se hacen en las distintas reseñas, aparte de criticas o alabar la obra, se suele poner distinta bibliografía afín al tema reseñado, siendo esto una de la cualidades de esta página, la de aportar y criticar constructivamente, porque si nos quedamos en esto último y sin aportar nada más, la verdad que pierde enteros el esfuerzo.
    Comentar que el libro tiene escasamente 130 páginas y muy ilustrado, como comente anteriormente, no puede tener pretensiones de obra de consulta o estudio, quizás esto es una de las cosas que modestamente por mi entusiasmo por la historia y que creo transmitir en mis reseñas, confunda a algunos de los participes cuando sea comentado que la obra no era lo completa histórica que uno desearía. Suele suceder, imagino la mayoría de las veces, que es tan vasto el deseo de información que tiene siempre el lector y apasionado de este tipo de lectura que parece lógico que siempre se quede insatisfecho.
    Reitero lo dicho en la reseña, a mi parecer es todo lo que comentaba, seguro que para aquellos que buscan una lectura amena además de instructiva por el aporte de información, tanto para el que se interesa por quien tenía el cañón mas grande y potente, o sea para el lector aficionado sin formación en facultades de historia o aficionado simplemente con conocimiento básicos que busca una idea general y fidedigna en 130 escasas páginas, espero le pueda servir mi reseña.

  12. Completamente de acuerdo con el comentario de Shangri-La (¿por cierto, sabes que el avión personal de Roselvelt se llamaba así?): no hay que pedir a una obra de coleccionables que tenga la rigurosidad de Oswald Spengler. Además, para qué nos vamos a engañar, hay mucha gente que pide hardcore histórico, pero en cuanto sale la primera estadística de los mosquetones suecos averiados en la batalla de Lützen, se cansa y lo deja. Es broma. Si he parecido demasiado snob con mis puntualizaciones, excusez-moi.

  13. Una puntualizacion. Nada que decir a una obra que sea amena y fidedigna, de la caracteristica que sea y trate el tema que sea. Pero una obra que pretende tratar de un tema historico jamas puede ser fidedigna si no aclaran las fuentes. Uno puede tener muy buena memoria, ser muy honrado, etc… pero tiene que aclarar de donde saca lo que explica. Yo tambien me puedo sentar y escribir en el ordenador cosas que lei hace ya tiempo o de las que estoy convencido, o bien inventarmelas con toda tranquilidad (en el campo del mal llamado revisionismo historico todo esto abunda). Nadie medianamente serio podra calificar ese trabajo de aceptable. Y no me vale el argumento de que son obras de divulgacion para aficionados o gente que no haya pasado por la facultad. El aficionado tiene tanto derecho como el historiador profesional a que no le tomen el pelo y le ofrezcan un trabajo en condiciones.
    Espero que disculpen si les parece mi tono algo agresivo y enfadado, pero he dedicado casi toda mi vida a la historia y la exactitud se ha convertido (supongo) en una mania. Me gustan los trabajos pulcros y bien documentados. Y ahora un inciso y una pregunta… porque El Mundo, teniendo en su editorial en nomina a David Solar (un ejemplo de periodista que hace divulgacion historica con honradez) no lo ha hecho dirigir esta colección? Creo que si uno ve la verdadera indecencia que fue su anterior colección sobre la Guerra Civil Española lo entiende mejor.
    Un saludo cordial a todo y de nuevo disculpen si alguien se puede sentir ofendido.

  14. No creo que nadie tenga que pedir disculpas por expresar su opinión Jordi. Aquí estamos para esto, para debatir y exponer nuestros puntos de vista y mientras todo se haga con respeto a los demás, como está siendo el caso, por muy encontradas que sean las opiniones pues perfecto, es más, es que es lo que hay que hacer. Además si tenemos la suerte de encontrar a personas que como tu son profesionales de la historia, que a fin de cuentas es lo que todos nos apasiona, y tús opiniones nos pueden guiar e ilustrar en algunas cosas pues mejor que mejor. Bienvenidas sean tús aportaciones, por muy enfadado que estés 😉 . A veces hemos contado con opiniones de militares, de escritores y como es tú caso de historiadores. Todo esto para los aficionados como yo es todo un lujo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *